miércoles, septiembre 17, 2008

Historiador español (Ángel Duarte) opina sobre la crisis en Bolivia

Un excelente historiador y blogamigo: Ángel Duarte (ver su blog aquí), desde España nos muestra su visión de la crisis actual en Bolivia. Acá les dejo su artículo en El Imparcial
Bolivia cruje

Bolivia cruje. Como crujen, en rigor, todos aquellos Estados-nación que han ensayado, en los últimos tiempos, su refundación. Ecuador, Venezuela,…en cierto sentido Colombia, nos están remitiendo a una geografía, a un espacio sobre el que está impactando, entre otros factores, la redefinición de la Amazonía o el qué hacer con los arbitrios fiscales procedentes de los recursos energéticos.

El colapso de los Estado-nación está sacando a la luz nuevas y viejas, muy viejas, problemáticas. Algunas tan viejas como que se discutieron en las Cortes de Cádiz, pronto hará doscientos años. O, poco más tarde, durante los primeros pasos fundacionales de la Repúblicas liberales en el continente americano. De entrada, reaparece con dramatismo inusual el debate sobre el sujeto de soberanía y la construcción de la ciudadanía. ¿Existen derechos colectivos? ¿Pueden los territorios aspirar, meditante tomas de decisión unilaterales, al autogobierno? ¿Tienen las identidades prelación sobre los individuos en materia de derechos y deberes? ¿Es posible refundar el Estado sin un gran consenso por parte de la comunidad política preexistente? Permítanme un breve paréntesis: no me dirán que a los españoles, lamentablemente, no nos resultan familiares estas dudas.

En Bolivia, el indigenismo y el regionalismo están dando contestaciones antagónicas a ambas cuestiones; aunque ambos polos —el articulado alrededor de Evo Morales y el que se ha configurado, frente a él, desde Pando a Santa Cruz, en lo que se denomina la media luna- tiendan a romper con las lógicas liberales e individualistas de comprensión del demos. También están dando dictámenes contrapuestos en relación a la vieja dialéctica, tan española en el fondo, entre centralismo y federación, Estado unitario o autonomías con amplio margen de gestión, movilidad social y control de los recursos en un contexto de decadencia de la economía cocalera y de ciertos sectores mineros tradicionales frente a la relevancia de la extracción de hidrocarburos o las nuevas modalidades de agricultura de exportación. En suma ¿de quién es la riqueza? —otra vez una pregunta muy, muy española. Muchas preguntas y muy pocas respuestas concluyentes.
La sombra de la guerra civil planea sobre el escenario en su conjunto. Y, en este marco, la izquierda recupera los viejos hábitos populistas, antiliberales y demagógicos: del antiyanquismo a la demonización de las elites y de las clases medias en su conjunto, de la prédica de la prescindencia de las cautelas inherentes a los sistemas liberales a la fascinación por la fuerza y la violencia. No toda la izquierda, eso es cierto. Basta ver a Bachelet o a Lula, en esta crisis. Ellos sí que han aprendido de lo que Jorge G. Castañeda, ex canciller mexicano, advertía en su ya clásica obra La Utopía desarmada: intrigas, dilemas y promesas de la izquierda en América Latina (1993): no es posible el progreso social mediante la fijación en retóricas —la cubana, antes; la chavista, ahora- de raíz inequívocamente totalitaria. Efectivamente, personajes tan siniestros como Hugo Chávez proyectan su amenazante sombra. Antes de ayer, el ex presidente uruguayo Luis Alberto Lacalle advertía que el presidente venezolano, Hugo Chávez, puede causar un final “horroroso” en la crisis boliviana. El mar andino y amazónico está revuelto. Un mar que azota el continente y con él, recursos de por medio, al conjunto del planeta.

Ángel Duarte
ÁNGEL DUARTE es Catedrático de Historia Contemporánea Universidad de Gerona.

20 comentarios:

Carlos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos dijo...

Hola Profe. La verdad, no concuerdo casi en nada con este señor. Me pregunto: ¿la demagogia y la demonización clasista son exclusivas de la izquierda? ¿No han existido -y existen- políticos liberales que no pueden dar respuestas a conyunturas delicadas como la que atraviesa Bolivia?

Creo que Duarte, que evidentemente sabe de lo que habla (y lo digo sin sorna ni ironías) lo hace desde una óptica de, por decirlo de algún modo, menosprecio de lo popular y las corrientes populistas (lo que, como sabes, no es equivalente a demagógico).

Bueno Profe. Un abrazo desde aquí. Y suerte en este final de año, ya vi que tendrás que bajar el ritmo, seremos varios, je. Fuerza!

PD: Perdón: el comentario eliminado era mío, pero tenía varios errores. Otro abrazo!!

Àngel Duarte Montserrat dijo...

Apreciado Carlos,
Me parece sensacional que no esté de acuerdo conmigo; me encantan las discrepancias y recelo de las redundancias precisamente porque no soy populista.
Temo al populismo, cierto, lo temo. Pero no se me confunda eso con desprecio a lo popular. Son dos cosas distintas. Casi diría que, en su lógica interna, antagónicas.
¿Por qué temo al populismo? Porque tiene a liquidar el carácter central de la voluntad de los individuos en la toma de decisiones dentro de la vida política. Los subsume, a los individuos concretos, en una categoría analítica que, en rigor, no existe como tal pero que se reifica: Pueblo.
Lo temo porque representa la negación del pluralismo. Lo niega en la medida que atribuye a la democracia un carácter sustantivo (o va asociada a un determinado proyecto político, social, cultural,...o no es propiamente democracia). Lo niega en la medida que se aparta del concepto procedimental de democracia: terreno de juego donde lícitamente entran en controversia/competencia proyectos contrapuestos. Me asusta el populismo porque prefiere las unanimidades a los consensos, aunque estos sean precarios. Sí, me asusta el populismo porque soy un liberal.
¡Qué le vamos a hacer!
Finalmente, temo al populismo porque como historiador sé que empeora los problemas para los que se ha presentado como solución.
De todas maneras, soy un tipo cordial, abierto y tolerante que le envía un fuerte abrazo desde Gerona (Cataluña, España) y le da las gracias a Profeballa por habernos abierto las puertas de su casa para que debatamos en libertad.

Profeballa dijo...

Estimado tocayo: Obviamente que la respuesta a tu primera pregunta es afirmativa, pero a la segunda pregunta es negativa: en el sentido de que las polìticas liberales no han tenido oportunidades en Bolivia (me imagino que seguramente luego tendremos que aclarar que entendemos ambos por "polìticas liberales"), porque una cosa es la bandera de "polìtico liberal" y otra la aplicaciòn de dichas polìticas liberales.

Con respecto al populismo estoy de acuerdo con el profesor Duarte porque ciertamente el populismo NO ES PRECISAMENTE LA DEFENSA DE LO POPULAR SINO "SU DESPRECIO", con altìsimo grado de demagogia.

Estimado Àngel: gracias por su larga respuesta, lamento que caiga en la redundancia como usted dice pero...no puedo hacer màs nada si estoy de acuerdo con usted en las ideas que me ha transmitido con sus escritos, ¡porque yo tambièn soy un liberal!. Y como buen liberal soy tolerante, y busco la defensa de los derechos individuales, incluso a los que desean utilizar dichos derechos para destruirlos.

Un abrazo a ambos!. Espero que podamos seguir intercambiando ideas, en especial lo que nos une (la humanidad y tantas cosas màs como nuestra condiciòn iberoamericana e hispana) y nuestras diferencias.

Marta Salazar dijo...

Ángel es, además de muy clever, es muy simpático!

Oscar. dijo...

Sr. Ángel Duarte es muy difícil pararse desde una postura totalmente determinada como la que usted toma al decir:"me asusta el populismo porque soy un liberal.
¡Qué le vamos a hacer!"... por que es posicionarse desde una "orilla" (o una "trinchera" en el peor de los casos), y luego decir que: "soy un tipo cordial, abierto y tolerante...". Lo primero lo saco de discusión por que no lo conozco como para afirmar lo contrario; por lo segundo veo que es abierto como uno le abre la puerta a un vendedor ambulante; y lo de tolerante es: "yo te escucho lo que vos decís, PERO...", esto también "representa la negación del pluralismo". Pensandolo bien prefiero hacerme la idea de que es cordial.

El consenso también se puede dar en el populismo. El concepto de consenso es usado en sociología por aquellos que ven a la sociedad como un todo, donde las parte conforman un todo y que la sociedad es "sui generis", externa al individuo y coercitivo para los sujetos. Por lo tanto los consensos como los populismos (según sus palabras) "también subsumen, a los individuos concretos, en una categoría analítica que, en rigor, no existe como tal pero que se "reifica" (palabra inventada por Marx): Pueblo."
¿es malo el consenso? no, absolutamente, lo que si es malo es mirar desde una sola óptica (sea liberal, marxista, capitalista, etc)esta sociedad tan compleja y dinámica; y sí es malo, si se entiende como consenso todo aquello que opine igual que yo, y disfrasarme de cordial, abierto y tolerante con aquellos que opinan distinto anteponiendo an te todo mis "PEROS".

Le dejo mi saludo ritual como un apretón de manos o un "Ave María Purísima"... Firme y Digno, Prof. Oscar Sala.

Carlos dijo...

Hola otra vez, y perdón por tanta demora, pero es que el profesorado me tiene muy ocupado.

Angel: dice Ud. que "(el populismo) tiende a liquidar el carácter central de la voluntad de los individuos en la toma de decisiones dentro de la vida política. Los subsume, a los individuos concretos, en una categoría analítica que, en rigor, no existe como tal pero que se reifica: Pueblo".

Profe: decís (perdón por el argentinismo) que deberíamos definir qué es política liberal. Yo creo que tiene que ver con la reducción de las intervenciones del Estado en la vida política y económica del país, cualquiera que fuera.

Ahora, según mi parecer, la economía de libre mercado también, como dice Duarte propicia esta liquidación del carácter central del individuo, porque lo subsume en una masa que consume sin parar. Y en casos aún peores, anhela hacerlo pero no tiene los medios materiales, y conocemos las consecuencias lamentables de eso.

Es decir: o estamos en un berenjenal, o estamos ubicándonos todos muy a los extremos de la cuestión.

Yo creo, y lo creo sinceramente, que las libertades individuales no se pueden coartar. No soy (nunca dije serlo, por otra parte) socialista ni comunista. No soy, como se habrá hecho obvio, liberal en los términos que describí más arriba. No creo que ninguno de Uds. lo sea en esos términos tampoco, sino más bien como una concepción filosófica de las libertades individuales. En eso podemos coincidir, seguramente.

Pero, por otra parte, creo que Angel (ya es la segunda vez, perdone la confianza) se equivoca al demonizar al populismo, y tú también Profe, porque el desprecio de lo popular, al igual que en el comentario anterior señalé con la demagogia, no tiene bandera política.

Les dejo a ambos un muy cordial saludo.

Profeballa dijo...

Con todo respeto al profesor Oscar: no le entiendo. Tratè de discutir con usted en el blog de Carlos y observaba que distrae la discusiòn, no responde a las preguntas; en conclusiòn: es difìcil el discutir con usted; por eso no le escribì màs en el blog de Carlos.

No entiendo sus razonamientos. Poseemos lenguajes distintos, conceptos distintos, formas de razonar distintas, por lo cual no tiene sentido discutir.

Creo que para usted (y para CArlos) el populismo y el pluralismo son cosas totalmente opuestas a las que yo entiendo, y a las que creo que entiende el profesor Angel.

Es lamentable, pero no le veo mucho sentido discutir si antes no se aclaran ciertas cosas como los conceptos, entre otros.

En relaciòn a lo que creo que le entendì profesor Oscar:

Yo no puedo creer que se es intolerante por poseer una posiciòn polìtica, eso es absurdo, si eso fuera asì NO EXISTIRÌA LA POLÌTICA. Estarìamos todos o en un dìalogo de sordos, o matàndonos, o todos estarìamos de acuerdo porque nadie poseerìa su propia visiòn sino un "pasticho" de todas las visiones.

Obviamente debemos tener aspectos, ideas comunes para dialogar, pero no necesariamente el tener una ideologìa ya cierra el diàlogo, ya nos hace intolerantes.

Luego lo del consenso: Oscar: "le pones un poco de palabras en la boca" al profesor Angel que jamàs las ha dicho... eso me dejò perplejo.

Yo la verdad es que no lo comprendo, discùlpeme esa.

un saludo,

Con respecto a lo que escribes Carlos, dame un tiempo porque yo tambièn estoy con un trabajòn fuerte. TE respondo en un rato largo.

Oscar dijo...

Profeballa creo que no ha leído en detenimiento todo lo que he escrito, lo que hago es analizar conceptualmente desde el paradigma del consenso lo que es el consenso para la sociología y especialmente lo que dice Durkheim y su visión del mundo social. Lo que diga el Prof. Ángel Duarte no es palabra santa, por lo tanto es para intercambiar opiniones.

Profeballa jamás voy a "discutir" (si aquí es al terreno que me quiere llevar) yo lo invito a "dialogar" y con gusto expresaré mejor todos aquellos conceptos que usted no entiendió por que tengamos "lenguajes distintos, conceptos distintos, formas de razonar distintas"... por que lo que va de aquí usted me hace una crítica en sentido general; la cual la acepto pero no me descalifique por que yo no estoy "discutiendo" y mucho menos "rindiendo" un examen frente suyo.

Ahora bien si el profesor Ángel Duarte opina lo mismo que usted, bueno "consensuemos" los términos, para luego revisar mis modos de expresarme por escrito... salvo que usted profeballa sea el vocero oficial del Prof. Ángel Duarte y yo, sin mala intensión, desconozca.

Por lo de "intolerante" jamás tuve esa expresión. Lo que si expresé es que en la tolerancia no se debe anteponer ningún "PERO" por que es ahí donde se posesiona en una postura, una orilla o una trinchera, en el peor de los casos, en las cuales no busque establecer consensos sino la primacía conceptual de una postura ideológica por más que se diga de una forma cordial, abierta y tolerante... la cual se puede volver, si se persiste en esta postura, en totalitaria y así sí intolerante.

Profeballa mi visión es más sociológica que política, jamás me aventuro a hacer futurología sino que me valgo de herramientas conceptuales para comprender e interpretar la realidad social. Por eso cuando mis alumnos me preguntaron: ¿está bien lo que hace Evo Morales? yo les respondí: ¡DEPENDE!, desde dónde me pare para hacer una lectura de la realidad boliviana: desde el paradigma del consenso con Comte o Durheim; el paradigma crítico con Marx o algún neo marxista; o desde el interaccionismo simbólico con Schutz o Goffman. Por que más que decirles "como" deben pensar prefiero darles las herramientas que los "ayude" a pensar... logicamnete no lo hago desde un "PERO" sino desde un "DEPENDE".

"Perdón cierto que esto distrae la discusión."

Por lo de políticas liberales opino igual que Carlos, y agrego que estan en jake con los últimos acontecimientos en EE.UU ya que la misma administración de Busch trata de intervenir en el vaivén político y económico que esta EE.UU. Y esto es para pensar si las políticas liberales son las más adecuadas para el progreso de todas las sociedades, ¿NO ES HORA DE QUE SURJA ALGO NUEVO?...

Y le respondo profeballa, desde una mirada sociológica a igual que mis alumnos: ¡TODO DEPENDE!

Le dejo mi saludo ritual como un apretón de manos o un "Ave María Purísima"... Firme y Digno, Prof. Oscar Sala.

P.D: me gustaría saber la opinión del profesor Ángel Duarte.

Profeballa dijo...

Profe Oscar: Mi intenciòn nunca ha sido ofenderle, sòlo le transmito mis impresiones.

sobre las polìticas liberales hay muchas tipos de liberalismo y corrientes...

adu1 dijo...

Permitanme que me demore en la respuesta. Este domingo por la tarde, hora espa;ola, les contesto... cordialmente.
Ando por Estella, en Navarra, intentando dilucidar el peso de dos culturas pol'iticas populistas y devastadoras en la historia de Espa;a> carlistas y republicanos. Como dijo Borges de los peronistas no es que sean buenos o malos es que, s'implemente, son incorregibles.
Abrazos desde Navarra a todos los contertulios, y desde ninguna trinchera, a campo abierto.

Oscar. dijo...

adu 1 ¿o debo leer ángel duarte?, ahora resulta que también soy peronista... ¿negro y sucio también?... ahhh!!! no soy ni bueno ni malo, soy "incorregible".(¡Ojo adu 1! aquí ser peronista para la oposición "Radical" es ser "negro y sucio"; y ser "Radical" para la oposición peronista es ser gorila oligarca). Más que una ofensa de su parte lo tomaré como un recurso literario para achicar distancias. Si cita a Borges puedo entender qué lee y cómo piensa.

Borges ,en sus propias palabras, se consideraba un anarquista: "actualmente yo me definiría como un "inofensivo anarquista"(=libertario:palabra que define actualmente a un rango amplio de posiciones que se extienden desde la preferencia por un estado mínimo hasta pequeñas agencias en competencia); es decir, un hombre que quiere un mínimo de gobierno y un máximo de individuo." (Jorge Luis Borges & Osvaldo Ferrari, En Diálogo I (Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1985, p. 59.) o esta otra frase: "Creo que con el tiempo mereceremos que no haya gobiernos." (Jorge Luis Borges, "El Informe de Brodie", Obras Completas II (Barcelona: Emecé Editores, 1996), p. 399.)

Borges era un anarquista con mayúsculas, y si de sociología se trata pues Borges sigue la línea de Spencer, luego recreado en el siglo XX por Popper, Hayek, Nozick o Mises, y es "UNA" mirada no la "ÚNICA" lo cual no quiere decir que debamos tener todas la miradas como un "pasticho" (como dijera el profeballa), pero si tener una "ética mínima" (como he dicho en otros post), puntos en donde nos toquemos para poder "consensuar minimamente".

Pues dejeme decirle Sr. Ángel Duarte que ni Borges, ni usted e inclusive yo tenemos la "palabra santa", por lo tanto no hare de esto una "guerra santa", ni atrincherado ni a campo abierto...


Bueno..., pero en realidad me siento catalogado, etiquetado y clasificado, pero igual no presentaré batalla, por que siempre estuve con mi pañuelo blanco en alto parado también en campo abierto. Discusión como entendió el profeballa ¡no!, diálogo ¡sí! en esta tertulia como dice usted Ángel Duarte.


Sin más, le dejo mi saludo ritual como un apretón de manos o un "Ave María Purísima"... Firme y Digno, Profesor Oscar Sala.


P.D: Veo que tiene un ferviente defensor con usted, que es el profeballa, al cual también le envio mis saludos rituales... firmes y dignos.

Anónimo dijo...

Acá la prueba: los profesores están locos!

Lucas dijo...

Anónimo ¿los profesores están locos? no lo sé, por lo menos son valientes al dar sus nombres.

adu1 dijo...

Algo locos sí que estamos, queridos Lucas, Óscar, Profeballa y, por qué no, anónimo. Pero eso, a esas alturas, casi que es un elogio ¿no cree?
Mire, voy a abusar de la cortesía de Profeballa para hacerles saber que si de algun personaje republicano español, progresista y liberal, estoy próximo -y lo estoy- ese personaje fue una mujer: Victoria Kent. Si lee mi entrada de hoy en El tinglado (http://adu1.wordpress.com) podrá ubicar mi pensamiento con mayor exactitud. Creo en la necesidad del progreso social, pero desde donde genuinamente se puede alcanzar, desde la libertad, desde el individuo que da la mano a otro y se entiende con él, desde la sociedad civil, desde la comprensión de que la democracia no pueder ser -para poder ser- sustantiva (no tiene que ir vinculada a unos valores o proyectos concretos) sino procedimental (es el terreno para dilucidar qué hay de bueno, posible, deseable.. en cada una de las propuestas en concurrencia). Bien, el populismo tiende a negar todo ello. Creo. A pesar de que pueda entender que en determinadas circunstancias históricas constituyó la concreción de idealidades y esperanzas largo tiempo aplazadas. Por el contrario, cae en la estatalocracia a la que alude Kent, y de cuatro patas (con perdón de la expresión).
Por lo demás, convendrá conmigo en que -esto es un remedo de provocación borgiana- tiende a la grosería.
En fin, no es el único ideal que lo hace, eso es cierto.
Un saludo tremendamente amistoso desde Gerona

Ángel Duarte
pd. adu1, porque ese fue el nombre que dí cuando abrí mi cuenta en wordpress y ahora no sé como cambiarlo!!!!!

Oscar. dijo...

Pués entonces demosle tiempo a Evo Morales para que de lider carismático -de acuerdo a la clasificación que hace Weber- (y debe entenderse por carisma la cualidad de una personalidad cuya virtud es poseer cualidades sobrehumanas o extraordinarias el cual será llamado jefe, caudillo, líder por los dominados o adeptos), en su "proceso" de "progreso social" tienda a otro tipo de dominación legítima de carácter racional (Autoridad legal o sea estatuidos, administración burocrática)o sea, de Dominación legal: el derecho pactado es estatuido de modo racional, con arreglos a fines o a valores. Según su esencia es un cosmos de reglas abstractas. El soberano legal obedece al orden impersonal -por el cual es orientado-. El que obedece lo hace como miembro de la asociación y solo obedece al derecho. Jerarquías administrativas. Las reglas pueden ser técnicas o normas.

Pero para que se logre racionalidad debe orientarse a los "dominados" por el lider a una formación profesional. Estas bases son muy precarias en Bolivia para aquellos sectores sociales a los que no se les hace partícipe de las riquezas naturales.

No podemos negar que Bolivia esta en esa etapa "populista", la cual si no avanza en su proceso corre el serio riesgo de enquistarse en el poder y dejar de lado la democracia procedimental a la que usted alude. Que dicho de paso este tipo de democracia nunca estuvo en Bolivia, por lo tanto está en construcción, está en "proceso"; el cual fue siempre obstruido por las "marionetas" cuyos hilos se manejaban desde el norte, por eso se expulsa al ambajador de EE.UU en una forma simbólica (y no sé si tan efectiva)de cortar dichos hilos.

No se si usted entiende desde donde miro yo la problemática boliviana, analizo el proceso y puedo dilucidar alguna consecuencia posible. Es por eso que no me permito hacer futurología y decir que lo que hace Evo Morales esta mal, es "un" intento para lograr una mejor distribución de las riquezas, es "un" recurso para achicar la brecha entre aquellos que historicamente tuvieron todo y los que no tienen nada... le vuelvo a decir "demosle tiempo", ¿cuánto?... no lo puedo adivinar.


Y anónimo, como dice la canción: "No estamos locos, sabemos lo que queremos, vive la vida igual que si fuera un sueño..."
...sueños de alcanzar la Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Ángel Duarte le dejo mi saludo ritual como un apretón de manos o un "Ave María Purísima"... Firme y Digno (en mi locura), Profesor Oscar Sala.

Profeballa dijo...

Saludos a todos!. Por Venezuela tenemos un autoritario presidente que pide en cada elecciòn màs tiempo para poder hacer su revoluciòn, para poder "distribuir" riqueza, para hacer una Venezuela màs justa, y què cosas?!!! se le han pasado 10 años en ello y tenemos màs desigualdades sociales y menos democracia.

Extraña la "democracia boliviana" que segùn algunos nunca ha existido pero ha permitido por sus "procedimientos" que llegara el que supuestamente nunca podìa llegar... extraña y peculiar democracia. Claro, ya me vendràn con l ode siempre: es que no era democracia sino revoluciòn, que no podìan con el poder del pueblo...

No sè, pero se me parece tanto a algo que ya conozco. En todo caso estos experimentos populistas cuentan con grupos que representan a buena parte del electorado que se oponen y nunca dejan de hacerlo, algo de libertad queda en la conciencia de nuestros pueblos.

saludos

Profesor Oscar. dijo...

Pero profeballa no es quedemosno sentados a ver que pasa. Evo Morales tiene que dar el siguiente paso hacia adelante, hacia una democracia procedimental, no sustantiva como señalara Ángel Duarte. Si esto no es consensuar conceptos no sé que lo será para usted.

Cada caso es distinto, mide con la misma vara a todos. Usted maneja una misma fórmula para todos.

Si coincido se enoja, y si no coincido se enoja igual, al final soy yo el que no entiende sus razonamientos, "poseemos lenguajes distintos, conceptos distintos, formas de razonar distintas, por lo cual no tiene sentido..." (discutir puso usted) que la sigamos le digo yo.

Saludos rituales... Profesor Oscar Sala.

Profeballa dijo...

Usar los mismos argumentos... ya me lo temìa.

Quièn dijo que estoy enojado?.

saludos

Carlos dijo...

La verdad, no termino de entender. Leí la entrada que Ángel nos invitaba a ver en su blog.

Populismo, estatalocracia y "control corcitivo" en nombre de la seguridad nacional y la soberanía, y ya veo que me retrucan que sí, no son -per sé- parte de ninguna doctrina política, tiene que ver -otra vez- con una concepción filosófica de los roles.

Cuando hice mi primer comentario hice dos preguntas: ¿la demagogia y la demonización clasista son exclusivas de la izquierda? ¿No han existido -y existen- políticos liberales que no pueden dar respuestas a conyunturas delicadas como la que atraviesa Bolivia?. A la primera me respondes, Profe, que obviamente sí. Pues no. El mundo de la economía liberal plantea que desde iguales condiciones de partida todos tenemos las mismas posibilidades, y perdón, pero eso es un eufemismo horrible para decir: "¿te ha ido mal? No es mi problema". A la segunda me dices, Profe, que dichas políticas no tuvieron oportunidad en Bolivia. ¿Quién, entonces, achicó (regaló) el Estado que ahora Morales está buscando reestructurar? No es que una cosa sea mejor que la otra, pero vamos, no miremos para otro lado. Y lo más importante, para mí, no es Evo Morales. Lo más importante es lo que la gente eligió.

Un recuerdo personal a raíz de esto: en 2001, cuando un "movimiento popular" provocó la renuncia del entonces presidente argentino Fernando de la Rúa, yo no festejé nada. Hacía casi dos años que no tenía trabajo fijo, mi situación era lamentable, y a pesar de eso no festejé, y mi postura me llevó a perder algunas amistades, cosa que con el tiempo aprendí a no lamentar. Y Justamente por lo que decía recién, lo más importante es el respeto por las instituciones. Que los hombres que las dirigen cometen errores garrafales no es algo que estoy descubriendo, pero las oposiciones en Latinoamérica no saben construir desde el disenso, me digan lo que me digan, todos abundan en la descalificación. No importa el color político, cuando les toca ser oposición todos descalifican. Y después nos sorprende que los jóvenes se alejen cada vez más de la política y los ámbitos de participación ciudadana.

Volviendo sobre el punto, un estado excesivamente grande es un monstruo inútil, y ahí sí coincidiría con Angel en la visión estatalocrática, como le llama Kent. Por otro lado, un Estado demasiado pequeño es una invitación al canibalismo. ¿Y eso como se llama? Libre mercado creo que le dicen.

Angel, en nombre de lo que es bueno y deseable, las democracias occidentales ¿no han cometido los mismos pecados que los regímenes totalitarios más recalcitrantes?, y que quede claro que una cosa no justifica la otra, por favor.

Es esto, como decía al principio, lo que no termino de entender y agradecería -mucho- me grafiquen: parece que lo que se debate aquí no son cuestiones relacionadas con un tipo de razón gubernamental, sino cuestiones más de fondo, que hacen al ejercicio del poder, sin distinción de banderas políticas. Si un gobierno con orientación populista interviene la economía es demagógico, nocivo, negador de la individualidad. Si la intervención llega desde un gobierno de carácter liberal, es necesaria, salvadora, positiva y esencial para preservar las libertades individuales.

Libertades individuales que, en los hechos, parecen no existir en uno u otro tipo de gobierno porque, mal que nos pese, la masificación, la igualación (hacia abajo, general y lemantablemente) puja por alcanzarlo y opacarlo todo. Nadie es imprescindible, dicen todo el tiempo por todos lados, y así va la gente achicándose espiritualmente poco a poco, pero cada vez más rápido, hasta que llegue el día en que las aspiraciones ni siquiera nazcan, y hagamos lo que el sistema (cualquiera que sea) nos mande.

Por último, quiero decirles que me ha servido el intercambio, que espero que si este tema se agota, surjan otros que nos lleven a pensar, hay pocos ejercicios mejores. Les dejo un gran abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...