miércoles, julio 10, 2019

Reseña sobre Amos Oz, 2003, "Historia de amor y oscuridad" (nuestro artículo de los miércoles en "El Nacional")


Resultado de imagen para amos oz una historia de amor y oscuridadAmos Oz y el nacimiento del estado de Israel

Carlos Balladares Castillo

Publicado en El Nacional

En diciembre pasado falleció el escritor israelí premio Príncipe de Asturias (2007): Amos Oz (1939-2018). Por ello comencé a leer sus memorias (2003, Historia de amor y oscuridad) las cuales finalicé hace pocos días. Son extensas (700 páginas) y se pueden leer con interrupciones por su relativa ausencia de continuidad cronológica y estar basadas en los momentos anecdóticos que marcaron su vida. Desde el principio nos atraparon debido a la hermosa descripción que hace de su infancia rodeada de libros y de personas que aman la literatura y la lengua. Su padre trabajaba en una hemeroteca, no paraba de escribir pero nunca logró su sueño de ser profesor de una universidad, publicar sus obras y ser reconocido en los círculos intelectuales (“lo único abundante en casa eran los libros (…), mi padre tenía una relación sensual con los libros”). Pero también por la descripción que hace de las angustias, sueños y conflictos de las gentes sencillas al vivir el proceso de fundación del Estado de Israel a finales de la década de los cuarenta. Son las memorias de su niñez dejando unas pocas páginas (las últimas 150) para su adolescencia en el kibutz. Son las memorias de su formación tanto intelectual como emocional.

Es fascinante el relato que hace de cómo los judíos se fueron asentando en Palestina, en especial en Jerusalén, siendo el mejor ejemplo su gran familia. No es el caso de los que llegaron huyendo de los campos de exterminio nazi posterior a la Segunda Guerra Mundial sino los que escapaban de los progromos en el Imperio del Zar y de la amenaza comunista. La mayoría de ellos estaban imbuidos del credo político sionista que los había convencido de la posibilidad de crear un Estado judío en lo que había sido en la antigüedad el reino de Israel. Pero al llegar a esta tierra se demostró que no era lo que soñaron, y la nostalgia por su patria retornaba con fuerza en cada comentario. Esta realidad desde la perspectiva del historiador resaltaría el gran proceso de un pueblo unido en torno a la meta común de crear su Estado, pero desde el recuerdo de la infancia del escritor se muestra lo relativamente divididos que estaban y la duda permanente ante la posibilidad de lograr la gran meta. Fue inevitable pensar en nosotros los demócratas de la Venezuela presente, los cuales nos peleamos por cualquier decisión y ante cada fracaso caemos en la desesperanza.

Resultado de imagen para amos oz sionist
Poco a poco entre los israelitas se agregó; a las divisiones de las diversas ramas del judaísmo, los orígenes nacionales de los que provenían y las ideologías de izquierda y derecha; una separación entre las generaciones nacidas en Israel y los que venían de la diáspora. Los primeros eran considerados fuertes y puros, y los segundos contaminados de los defectos de otros pueblos. Amos era parte de los primeros, pero los segundos eran sus padres, tíos, abuelos, vecinos, una comunidad que le demostró la riqueza de la diversidad. Pero también estaban los árabes (que estaban siendo despojados de sus tierras por el avance israelita) y los británicos (que ejercían el protectorado de la zona e impedía el logro del sueño sionista), y a pesar de ello: “judíos y árabes amantes de la cultura se reunían con británicos amables e instruidos (…) donde se organizaban recitales, bailes, jornadas literarias, recepciones y refinadas charlas artísticas.”

Otra vivencia del autor que me hizo pensar en lo que hoy padecemos en Venezuela fue la perspectiva del común con sus conversaciones plagadas de rumores estrambóticos. Los judíos, ante la cercanía de la guerra no dejaban de pensar en que los progromos o el exterminio se  repetiría pero ahora en manos de los árabes. En medio de este gran terror generado por los rumores, pero también por claros atentados en su contra y la real amenaza de los países fronterizos que se plasmó en la primera guerra árabe-israelí; se da la famosa votación en la ONU a favor de la creación del Estado de Israel y el Palestino. Es inevitable emocionarnos al leer su vivencia en que la gente esperaba en la calle la decisión, escuchando o viendo los que tenían la radio o la TV encendida. Y nos llenamos de orgullo con las palabras: “Uno tras otro fueron leyendo los nombres de los últimos países de la lista (…), Reino Unido: abstención, URSS: sí, Uruguay: sí, Venezuela: sí, Yemén: en contra, Yugoslavia: abstención.” Nuestro país gobernado por la Generación del 28 apoyaba la causa justa de la creación del Estado de Israel. Al ser aceptada la propuesta nos dice: “la voz fue tragada por el clamor (...), mi padre y mi madre estaban abrazados, aferrados el uno al otro como dos niños perdidos en un bosque”. Y en medio de la algarabía de las gentes celebrando en la calle su padre le dijo: “Observa hijo mío, observa bien, por favor (…), porque esta noche no la olvidarás mientras vivas, y de esta noche le hablarás a tus hijos, a tus nietos y tus biznietos mucho tiempo después de que nosotros ya no estemos aquí.” ¿Será que los venezolanos muy pronto podremos decir esto a nuestros hijos pequeños cuando se acabe la tiranía y la democracia renazca?
Imagen relacionada

Un hecho que cambió su perspectiva del conflicto árabe-israelí fue el conocer al mítico líder de la Resistencia contra el protectorado británico: Menahem Begin (1913-1992) en un mitin. Él era un niño nacionalista-sionista que adoraba al líder, pero cuando lo conoció no era lo que esperaba de él. Y lo peor fue que por una confusión en el lenguaje se rio de algo dicho por éste, lo que le hizo sufrir una violenta reprimenda por parte de su abuelo que lo acompañaba. Este hecho, más el suicidio de su madre, lo terminaría de convencer en su adolescencia de entrar a un kibutz. Allí pasarían dos cosas que lo marcarían para toda la vida: primero el conocer a uno de sus fundadores: Efraim Avneri que le convencería del siguiente principio: “la fuerza es el opio de toda la humanidad (en especial de los poderosos)” y le haría ver que los árabes no eran “los asesinos” que todo israelita pensaba sino que estos estaban defendiéndose de los que habían invadido de alguna manera su tierra (lo que no quería decir que los israelitas no tenían que defenderse de ellos, porque también tenían “derecho a tener un país”); y segundo: el ir a estudiar literatura en la universidad debido a una proposición del kibutz. Esto último evidentemente también era consecuencia de su formación literaria familiar.

Una breve reseña no es capaz de condensar y describir esta gran obra, pero podemos concluir que en medio de la guerra y las penurias del momento fundacional israelita los libros fueron su refugio. Donde el niño fue formando y descubriendo su vocación literaria que le permitió expresar hermosamente la vida cotidiana, los sacrificios y las luchas de aquellos con los que creció. Me he quedado con muchas imágenes y emociones, y especialmente lo que me transmiten las siguientes palabras:

El olor de la gigantesca biblioteca del tío me acompañará durante toda mi vida: el aroma polvoriento y excitante de la secreta sabiduría, el olor de una vida de estudio muda y aislada, una misteriosa vida de monje, un silencio fantasmal que salía de las profundidades de los pozos del pensamiento y la sabiduría, el murmullo de las sílabas muertas, el susurro de las reflexiones secretas de autores desaparecidos, la caricia fría de antiguas autoridades.

Resultado de imagen para amos oz library

miércoles, julio 03, 2019

Centenario del Tratado de Versalles ¿tregua-causa de la Guerra Mundial? (mi artículo de los miércoles en "El Nacional")

Resultado de imagen para tratado de versalles
Centenario del Tratado de Versalles ¿tregua-causa de la Guerra Mundial?

Carlos Balladares Castillo

Publicado en El Nacional

El pasado viernes (28 de junio) se cumplieron 100 años de la firma del Tratado de Versalles. En Europa muy pocos lo recordaron, aunque el mismo tuvo una gran importancia histórica la cual fue rápidamente advertida por el mariscal francés Ferdinand Foch (1851-1929): «Este no es un tratado de paz, sino un armisticio de veinte años». La predicción fue asombrosamente exacta, por lo que seguramente la historiografía ha tendido a identificarlo como la principal causa o antecedente de la Segunda Guerra Mundial. ¿Fue realmente así o se ha exagerado al darle un gran papel a su sentido de “humillación”?

Una rápida revisión de cualquier manual de historia universal contemporánea muestra el Tratado como el primer antecedente de la Segunda Guerra. Muy probablemente fue A.J.P. Taylor (1961, Los orígenes de la Segunda Guerra Mundial) el primero que a nivel historiográfico le dio tanta importancia, al resaltar la incapacidad del mismo para mantener la paz por establecer condiciones imposibles de cumplir para Alemania. Por citar solo un ejemplo: las indemnizaciones que se establecieron se terminaron de pagar en el 2010. Pero especialmente por ser una potencia emergente desde finales del siglo XIX que ya había superado industrialmente a Francia y se equiparaba con el Reino Unido a principios de 1900. Y en medio de todo ello: culpar totalmente a Alemania por la Gran Guerra, por no hablar de una Europa Central y del Este conformado por Estados altamente inestables debido a que fueron creados por los vencedores.
Resultado de imagen para tratado de versalles
Algunos hablan de “excusa” más que causa, pero los que afirman tal cosa parten de la misma premisa que es centrarse en el Tratado a la hora de comprender el origen de la siguiente gran guerra. Ambas perspectivas ven los argumentos de Hitler, en relación a la “humillación” que implicó para Alemania, como el gran problema. Es cierto que el Tratado construyó un débil equilibrio, incapaz de enfrentar las amenazas al mismo; pero más que las claras injusticias del Tratado y sus errores diplomáticos, el camino al desastre nació de las revoluciones comunista y fascista. Se puede decir que el Tratado fue el catalizador del avance de los dos grandes totalitarismos que inevitablemente terminarían enfrentándose.
Resultado de imagen para hitler la humillación de versalles

A partir de la revolución fascista (nazi) se impuso la idea de la “humillación” de Versalles. Era el obstáculo que impedía el resurgir nacional, pero no de ser ese habrían encontrado otro chivo expiatorio para su discurso de odio. Lo que sí fue cierto fue que el Tratado significó una tregua, un alto al fuego mientras se desarrollaban los factores nacidos en la Primera Guerra Mundial (el “espíritu de las trincheras” en palabras de Francois Furet) que permitieron el reinicio de las batallas por el dominio de Europa para: conservar el equilibrio establecido por Francia y el Reino Unido o el control del continente por Alemania o por dos potencias relativamente extrañas a la región: Estados Unidos y Rusia.

Resultado de imagen para rafael acosta arevaloNota de horror, solidaridad y denuncia: El país fue conmocionado el sábado 29 por la noticia del asesinato (según testimonios de su esposa y abogada) del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo. El hecho ocurrió después de ser secuestrado por el DGCIM el 22 de junio y al ser presentado el 28 de junio en tribunales estaba en silla de ruedas por las torturas recibidas según su testimonio y pedía "¡auxilio!". Desde acá le enviamos el pésame a sus familiares y a todos los miembros de las Fuerzas Armadas que todavía posean algo de dignidad. Me pregunto: ¿Queda alguna duda de gravedad de lo que estamos padeciendo? Ruego a Dios que nos infunda “un sublime aliento” para “lanzar el yugo”.

lunes, julio 01, 2019

Capitán de corbeta: Rafael Acosta Arévalo (encarcelado con salud el 22 de junio, el 28 de junio está en silla de ruedas por torturas y al día siguiente fallece)

Resultado de imagen para rafael acosta arévalo nació


Corona de flores a las puertas de la sede de la Armada en San Bernardino (CAracas).

¿Será la muerte que cambie todo o un hecho que seguirá sumando para que algún día seamos libres?

QEPD. Pésame a su familia. No olvidemos a este nuevo mártir. 

miércoles, junio 26, 2019

¿Qué han aprendido los jóvenes en 20 años de chavismo? (mi artículo de los miércoles en "El Nacional")


Resultado de imagen para reloj ucv¿Qué han aprendido los jóvenes en 20 años de chavismo?

Carlos Balladares Castillo

Publicado en El Nacional

El régimen chavista (1999-2019) si de algo siempre careció fue del apoyo de las juventudes. Un buen ejemplo es su permanente derrota en las elecciones estudiantiles en la principal universidad del país: la Central de Venezuela (UCV). Y a pesar de su impresionante aparato propagandístico e ideologización de los niveles de educación preuniversitaria: la generación que solo ha conocido el chavismo en el poder los rechaza abrumadoramente. ¿Por qué? Imaginamos que por aquel principio universal y humano del natural repulsión hacia el mal, pero también por la socialización en valores democráticos realizada por sus padres y toda nuestra tradición de libertades, y claro está: la globalización. En este sentido hemos querido iniciar nuestro nuevo curso de historia de Venezuela explicando nuestro presente y a partir de allí buscar la cadena de hechos que lo generaron. Creo que es la mejor forma para interesar a los muchachos por la historia. Ella les servirá para comprender la realidad que hoy los oprime. Pero antes quisimos conocer su percepción del presente a través de una encuesta, la cual seguidamente le daremos los resultados junto a algunas conclusiones.  

La encuesta informal la realicé en la primera clase de Historia de Venezuela de los 2 de mis cursos de la principal universidad pública del país. Son 87 alumnos en total los que asistieron ese día a los cuales les consulté sobre cómo evaluaban estos 20 años de chavismo con las opciones de: muy buenos, buenos, más o menos, malo, pésimos. Ninguno lo consideró ni muy buenos ni buenos, solo 7 como más o menos, 20 como malos y 60 como pésimos. Es decir que menos del 10% podría ver algo relativamente positivo acompañado de lo malo. Pero lo que más me impresionó fueron sus respuestas ante las preguntas por las causas de estos 20 años y el aprendizaje de los mismos. Esta era la segunda pregunta y era libre pero pude clasificarlas y encontrar claras tendencias que se repetían.

En lo relativo a las causas la inmensa mayoría identifica a la ignorancia, la propaganda y el socialismo como los principales factores que hicieron posible la llegada al poder del chavismo y la realización de su programa. Algunos hablaron claramente del estatismo y el populismo, y de un líder carismático que los sedujo. Es decir, hay una percepción de engaño por parte de una ideología. La gente creyó en las palabras y promesas de Hugo Chávez (1954-2012) y al final el país no logró “el gobierno que brindara la mayor suma de felicidad posible al pueblo” sino a una pequeña camarilla.  Al señalar la ignorancia y ser estudiantes universitarios me sentí aliviado, porque era una importante muestra del valor que le dan a la formación para ser ciudadanos. En la tercer y última pregunta relacionada a los aprendizajes generados por la experiencia de lo vivido en estas dos décadas, prevaleció por encima de cualquier otra respuesta que “el socialismo no sirve”, que a la hora de votar se debe hacer con consciencia y a valorar el trabajo y la austeridad (“ahorrar para sobrevivir”). Por ninguna parte aparecieron los argumentos que da la propaganda oficialista: sanciones, “guerra económica”, “el imperialismo yanqui” y “la burguesía apátrida”.

Si estos resultados son una verdadera muestra de lo que piensan la mayoría de los jóvenes, dudo mucho que el régimen pueda sostenerse por largo tiempo. El problema está en la organización. Las encuestas formales desde hace tiempo identifican un creciente rechazo al gobierno de Nicolás Maduro que hoy está entre el 80 y el 90%. De allí la negativa del régimen por hacer elecciones libres con supervisión internacional y un nuevo Consejo Nacional Electoral electo según lo que dicta la Constitución. Pero mientras esas grandes mayorías no estén organizadas y el chavismo tenga los instrumentos del poder, la transición se demorará. ¿Hasta cuándo puede durar esta situación con el creciente deterioro social? No lo sé y creo que nadie lo sabe, pero si la juventud mantiene esta claridad no parece que sea por mucho tiempo.


miércoles, junio 19, 2019

"The Big Bang Theory": La mejor serie de comedia de todos los tiempos (mi artículo de los miércoles en El Nacional)


Resultado de imagen para the big bang theory serie primera temporadaLa mejor serie de comedia de todos los tiempos

Carlos Balladares Castillo

Publicado en El Nacional

Los venezolanos vivimos, especialmente desde 1998 para los que amamos la democracia y desde el 2013 para los que no estamos “enchufados”, en un estado de profundo estrés. Estamos al borde de la locura en la lucha permanente por sobrevivir. De allí la necesidad de un medio barato para relajarnos, para lograr distraernos por un rato en una “burbuja” de relativa paz. En este sentido las series de TV pueden resultar muy gratificantes y más si logran hacernos reír. Es por ello que he comenzado a ver, pero ahora de manera ordenada desde la primera hasta la última, la que considero la mejor serie de comedia de todos los tiempos: The Big Bang Theory (Chuck Lorre y Bill Prady, 2007-2019). En este momento vamos por la segunda temporada e iremos poco a poco comentando cada una de ellas, aunque queremos con esta primera crítica especificar la esencia de la misma y las razones por las cuales la considero la mejor.

La serie la descubrí podríamos decir que tarde. Creo que le puse realmente atención entre los años 2011 y 2012. Sus diálogos son muy inteligentes, hay una gran verosimilitud en cada uno ellos al estar apegados a los postulados de la ciencia, y esto la hace sumamente ilustrativa. No es solo mostrar a unos “nerds” y “geeks” que luchan contra su timidez para lograr conquistar chicas en medio de sus típicas pasiones: mentalidad científica, fascinación por las historias de fantasía y ciencia ficción, y la tecnología en general (primer argumento de la trama); sino también el desarrollo de la amistad con todo lo que implica el compartir, la aceptación de las diferencias y el apoyo en las debilidades y necesidades del otro. Es por este elemento tan humano que la serie se ha convertido en un verdadero clásico, por lo que ahora me propuse verlas de manera ordenada descubriendo para gran disfrute los capítulos que se me pasaron la primera vez que la descubrí.

Estos nerds (4 amigos) que son verdaderos “cerebros”: todos salvo Howard Wolowitz (Simon Helberg) poseen un doctorado (Howard posee una maestría) y trabajan en investigación por lo general en física en el Instituto Tecnológico de California (Caltech) que queda en Pasadena. Sheldon Cooper (Jim Parsons) es el personaje central: un genio precoz que al igual que el Dr. Spock (Leonard Nimoy) de la serie Star Trek (Gene Roddenberry, 1966-hoy) va descubriendo poco a poco algo para la cual su gran inteligencia nunca lo había preparado: el sentido común y el aprendizaje de las relaciones sociales. Acá está la causa de los enredos que nos hacen reír: las situaciones absurdas que generan la personalidad metódica, disciplinada y extremadamente lógica de Sheldon. El colega y amigo que vive con Sheldon es Leonard Hofstadter (Johnny Galecki), y de los cuatro se puede decir que es el más normal. Leonard se enamorará de la nueva vecina que llega al apartamento que tienen en frente: una hermosa chica llamada Penny (Kaley Cuoco). Penny perturbará todas las “rutinas nerds” de los cuatro amigos, de los cuales nos faltó hablar de Raj Koothrapali (Kunal Nayyar), un astrofísico hindú de la India que inicialmente no puede hablar con las mujeres a menos que tome algo de alcohol.

La primera temporada se centra, no solo en presentarnos los personajes, sino en la evolución de Leonard hasta lograr la primera cita (“date”) con Penny. De esta forma se nos muestra el segundo gran argumento de la trama de la serie: la transformación de las personalidades de Penny y Leonard hasta lograr enamorarse profundamente complementándose en medio de sus diferencias. Esta es la parte romántica, del típico “chica conoce chica, chico y chica se separan para que finalmente terminan juntos”. Sabemos que esto ocurrirá pero después de hacernos sufrir por muchas temporadas. Penny, la cual descubre el valor de los nerds y con su trato ella se va haciendo más perspicaz y anhelante de conocimiento sin tener para ello salir a obtener un postgrado. Se puede decir que la serie en este sentido se hace quijotesca. Penny poco a poco va fastidiándose de las parejas con las que acostumbraba salir (atractivos, fuertes pero vacíos) encontrando en Leonard mayores virtudes aunque en esta primera temporada no termina de aceptarlo.

¿Por qué la considero la mejor comedia de la TV? Porque es humana, porque sus personajes no son seres extremadamente egoístas como los de la cínica Seinfeld (Larry David y Jerry Seinfeld, 1989-1998) ni posee actitudes acartonadas que forzan la realidad como todas las que vi de niño y adolescente (las que pasaban a finales de los setenta y los ochenta) siendo un buen heredero de ella los extremadamente tontos de Friends (David Crane y Marta Kauffman, 1994-2004). Y no lo voy a negar, me ha encantado porque yo soy un nerd aunque de las ciencias sociales: humilde y suertudo como Leonard.

jueves, junio 13, 2019

Miércoles 19 de junio de 2019, 4:00 PM-6:00 PM:EL COLAPSO DE UNA DEMOCRACIA: VENEZUELA, 1979-1999´


EL COLAPSO DE UNA DEMOCRACIA:
VENEZUELA, 1979-1999´
Centro de Estudios Políticos y de Gobierno UCAB, Centro Javier, (al lado del CC San Ignacio), La Castellana.
Miércoles 19 de junio de 2019, 4:00 PM-6:00 PM

Muchos venezolanos sienten que su país cambió abruptamente en 1999.  Aunque eso es así en muchas cosas, el colapso del sistema democrático de Puntofijo, y la sucesiva desdemocratización experimentada en los últimos veinte años, no surgieron de la nada. Es un proceso que venía anunciándose desde finales de la década de 1970, y que en no pocos casos fue buscado deliberadamente.  Nada de lo ocurrido era inevitable, pero por una razón u otra no hubo la capacidad o la voluntad de tomar las medidas necesarias para revertirlo.  Entender por qué ha ocurrido todo eso, en especial las razones por las que los venezolanos optaron por ese camino, al menos un sector mayoritario, es el objetivo del proyecto de investigación cuyos primeros avances se presentan en este foro.

Guillermo T. Aveledo Coll: “Pensamiento anti-sistema 1970-2000: teóricos contra la democracia venezolana”.

Richard López: “La izquierda anti-sistema y sus nuevos métodos: los movimientos sociales después de la derrota guerrillera”.

José Francisco Juárez: “Ni tan demócratas, ni tan ciudadanos: el fracaso del sistema educativo”.

José Luis Da Silva: “Una ética sin virtudes, o de cuando la práctica contradice los principios”.

Carlos Izzo: “La modernidad incómoda.  Los valores de la sociedad venezolana en las décadas de 1970 a 1990”.

Moderador:  Tomás Straka

Entrada libre.  ¡Los esperamos!

miércoles, junio 12, 2019

A propósito del cambio de nombre del estado Vargas (mi columna de los miércoles en El Nacional)


Resultado de imagen para el mundo es del hombre justo edificio josé maría vargasA propósito del cambio de nombre del estado Vargas

Carlos Balladares Castillo

Publicado en El Nacional

En la pequeña comunidad de historiadores con la cual tengo un contacto permanente vía redes sociales y espacios de las universidades, el cambio de nombre del estado Vargas ha sido motivo de preocupación. Muy pocos han señalado que sea algo baladí o un “pote de humo” más. En general se ha tendido a considerar como un nuevo ataque al civilismo para seguir consolidando el culto a los héroes guerreros y a todo lo referente a una cultura política personalista. Es todo lo contrario al republicanismo y a los valores libertarios. No es mi pretensión señalar las diversas visiones y argumentos de dicha comunidad, considero que un buen análisis ya lo realizó el amigo y colega Jesús Piñero en su artículo para Prodavinci: “Vargas ya no es epónimo del Litoral Central” (10-VI-2019), sino enumerar un conjunto de razones que en mi perspectiva explican el cambio y plantear la actitud ante la misma.

El régimen ha usado como argumento la reivindicación de la identidad indígena lo cual ya el historiador Tomás Straka advirtió que es algo a medias, debido a que el vocablo “Guaira” es una interpretación española que está todavía en discusión (ver artículo de Jesús Piñero). El cambio responde a la forma de operar que “sembró” Hugo Chávez en el proceso de desmontaje del sistema democrático y las intenciones totalitarias que son el corazón del proyecto conocido como el “Socialismo del siglo XXI”. No podemos olvidar que el modelo a emular es la Cuba castrista que a su vez imitó el sistema soviético. La lógica de la acción política chavista es lo que el pueblo describe con la frase: “¡porque me da la gana!” Lo puedo hacer porque nadie se opone y si se opone para eso están todos los medios represivos del Estado, que en socialismo son todos: desde la fuerza y la criminalización del opositor, pasando por el castigo económico y destrucción de tu honor. Es el personalismo político llevado a su máxima expresión: el simple capricho de los mandones. Pero también está la razón totalitaria: el vaciamiento del significado de las palabras y los nombres de las cosas, que es el paso fundamental para destruir la verdad. El Estado es el único que puede establecerlo y éste genera tantos cambios que al final todo dependerá de lo que diga el líder supremo.

Las otras razones están ligadas con las dos que he citado. No hay identidad salvo la que establece la ideología del poder, por lo tanto las viejas identidades deben ser destruidas y olvidadas. Todo totalitarismo necesita de los llamados “años cero”, momentos en los que supuestamente renacen las sociedades. Todo el pasado está ligado de algún modo con los “pecados” del sistema capitalista, por ello hay que realizar tabula rasa o “volver” a la edad precapitalista: en nuestro caso sería la “Venezuela indígena”. Otro aspecto relativo al modus operandi chavista puede estar relacionado con lo que implicará el cambio de nombre: papelería, vallas, etc. Y está todo lo que significa el doctor José María Vargas (1786-1854) y que el amigo e historiador numerario de nuestra Academia de la Historia: Don Tomás Straka, ha descrito perfectamente con las siguientes palabras: “No es un ataque contra Vargas, lo es contra lo que representa: el trabajo, la educación, los valores liberales y la civilidad.” Era el único estado con el nombre de un héroe civil, sin duda era un escándalo para los que reducen nuestra historia a la violencia porque nacieron en ella y siguen mandando a través de ella.

¿Qué hacer? No banalizarlo considerándolo una “discusión bizantina”. Alzando nuestra voz y protestar reivindicando nuestra identidad venezolana y democrática como tantos han hecho con otros cambios de nombre. Buen ejemplo de ello es como los caraqueños siguen llamando a su montaña: El Ávila y a su principal parque: el Parque del Este. El nombre de Vargas tiene más de 150 años relacionado con el Litoral Central. Está bien arraigado y ahora lo será más que nunca como una muestra de rebeldía. Es un buen momento para recordar sus valores y fe republicana al afirmar como Presidente de la Nación frente al golpista (el oficial Pedro Carujo, 1801-1836) que fue a apresarlo: “El mundo es del hombre justo. Es el hombre de bien, y no del valiente, el que siempre ha vivido y vivirá feliz sobre la tierra y seguro sobre su conciencia”.

martes, junio 11, 2019

Hasta el 21 de junio estarán abiertas las preinscripciones para cursar los postgrados de historia de la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas).

Don Tomás Straka nos informa: 


Es un gusto informar que hasta el 21 de junio estarán abiertas las preinscripciones para cursar los postgrados de historia de la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas).

Avanzando en la restructuración que ha venido implementándose en los mismos, de cara a hacerlos más prácticos y funcionales para los alumnos, de facilitar la redacción de la tesis y sobre todo la prosecución al nivel más alto, el Doctorado, en esta ocasión se ha iniciado el proceso de preinscripción sólo para este programa.  Con el nuevo modelo, la Maestría de Historia de las Américas pasa a ser una salidaintermedia del programa doctoral.  Por lo tanto:

-Pueden preinscribirse en el Doctorado profesionales con título de Licenciados o equivalente.  

-Los mismos, una vez que aprueben las 22 Unidades de Crédito del Ciclo de Formación Especializada (por favor, véase documento adjunto) podrán optar al Certificado de Estudios Avanzados en Investigación Histórica. 

-Si, por el contrario, optan por la Maestría de Historia de las Américas como salida intermedia, sólo deben solicitar un cambio de nivel,  aprobar otras seis unidades de créditos y presentar una tesis.

-Si desean avanzar al ciclo doctoral, no tienen más que quedarse en el programa, aprobar los seminarios doctorales (dos semestres) y desarrollar su tesis.

-Hay acompañamiento en la redacción de la tesis doctoral.  De hecho, deben inscribir el Seminario de Tesis y tres "Prácticos", en los que, de la mano del tutor, deberán ir presentando avances del trabajo en dos semestres más.

-Los que posean una Maestría en Historia, entrarán directamente al Ciclo Doctoral. 


Cualquier información, pueden solicitarla a: tstraka@ucab.edu.ve

Tomás Straka
P.D.
Aquellos que no posean una Licenciatura en Historia, deben hacer un curso de nivelación, que otorgará un Diploma de Ampliación en Investigación Histórica.


miércoles, junio 05, 2019

“Chernobyl”: una serie para la historia (mi columna de los miércoles en El Nacional)


Resultado de imagen para Chernobyl serie“Chernobyl”: una serie para la historia

Carlos Balladares Castillo

Publicado en El Nacional

“¿Cuánto cuestan las mentiras? No es que vayamos a confundirlas con verdades. El peligro es escuchar tantas que no reconozcamos la verdad.” Con esta frase se inicia la magnífica serie de los canales HBO y SKY: “Chernobyl” (2019), creada por Craig Mazin, dirigida por Johan Renck, y protagonizada por Jared Harris, Stellan Skarsgard y Emely Watson, entre otros. La misma trata de aquello con lo cual dicho nombre solo puede relacionarse desde 1986: el mayor accidente en la historia de un reactor nuclear que generó una radioactividad mayor a 200 bombas atómicas similares a las lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945. La importancia del hecho es tal que la premio Nobel de Literatura: Svetlana Alekxiévich (1948) lo califica como el acontecimiento más importante del siglo XX (su texto Voces de Chernobyl (1997) es una de las principales fuentes usadas). Es por ello que había que contarlo con gran detalle y de una forma atractiva para que las nuevas generaciones lo comprendieran, logrando que no olvidemos la lección. Considero que por la calidad cinematográfica de la misma lo ha logrado. De mi parte tiene el mayor puntaje.

La frase con la que comienza nos ofrece la idea fundamental que se desarrolla a lo largo de la serie: la verdad es la primera víctima en los sistemas totalitarios y esta es asesinada en una avalancha de propaganda, ideología, falsos valores y terror. Incluso terminamos pensando que éste hecho resulta mucho peor que el accidente nuclear en sí mismo, por lo cual uno de los héroes (realmente heroína que es el único personaje de ficción con el cual se quiso reconocer a los científicos) llega a decir: “Aunque nos maten ¡alguien tiene que decir la verdad!” Todo es negación; porque la Revolución, el hombre nuevo y la sociedad perfecta socialista no pueden fracasar y en ella no ocurren grandes accidentes. Pero también la realidad se diluye en la burocracia, en la gerontocracia y en los lentos procesos de un Estado gigante. De esta forma no existían planes de evacuación para las poblaciones cercanas, nadie sabía de los peligros a los que estaban expuestos, y cuando se advierte que el reactor ha explotado y el núcleo está estaba descubierto nunca se cree. Las consecuencias letales se agravan por la demora en reconocer la magnitud del problema.

La trama, las imágenes y los personajes nos van sumergiendo en un ambiente apocalíptico ¡pero que fue real! Y lo peor de todo es que el reactor sigue “vivo” hoy en día pero sepultado bajo “sarcófagos” que intentan detener su radioactividad. El relato es narrado de manera cronológica en un “crescendo” de desastre y sufrimiento, que pudo ser peor de no ser por la acción oportuna de algunos científicos; y por el sacrificio de más de 600 mil “liquidadores” que trabajaron para limpiar las zonas más afectadas por la radiación. La inmensa mayoría de ellos sufren hoy los efectos de haber estado allí. La serie nos pone en los zapatos de todos ellos y nos hace admirarlos. El crimen de los utópicos burócratas del socialismo real que mancha las naciones que conformaban la Unión Soviética, es “limpiado” por la nobleza de todos estos héroes que dieron sus vidas (años que le restaban) para proteger a la humanidad.

La perfecta recreación del accidente de Chernobyl por la serie, nos hace pensar en la historia más allá de la errada idea de verla como estudio exclusivo del pasado (año 1986 nada más). La amenaza nuclear y totalitaria siguen estando presentes, aunque gracias a Dios son contados los países que poseen dichos proyectos. Nosotros los venezolanos somos uno de ellos para vergüenza del mundo y de nuestra tradición democrática, de modo que cada episodio nos resulta familiar en muchos aspectos. Y la tragedia es también historia del futuro porque nos sigue diciendo cómo sería la vida si ocurriera una guerra atómica o un accidente en un reactor. El excelente trabajo de documentación historiográfica que llevó a cabo Craig Mazin se refleja en todo lo que vemos, animando a la reflexión. Es en sí una obra de terror que nos genera más miedo por su profunda realidad.

Los profesores de historia y ciencias sociales que usamos las películas y series como apoyo al proceso de aprendizaje, teníamos hasta hoy en día solo el cine pura ficción para mostrar el peligro que representó - especialmente en la Guerra Fría – un conflicto atómico. Ahora con Chernobyl tenemos una reconstrucción lo más cercana a la realidad de sus terribles efectos, que agrega además la otra gran amenaza nacida en el siglo XX: el totalitarismo. Desde acá mi recomendación y reconocimiento.


Resultado de imagen para Chernobyl serie

miércoles, mayo 29, 2019

Nuestras propuestas para las negociaciones con los chavistas (nuestra columna de los miércoles en El Nacional)


Haga su lista para Noruega

Carlos Balladares Castillo

Publicado en El Nacional

A mis alumnos de universidades privadas les hice la siguiente encuesta (a los de la UCV todavía no se las he hecho porque no he tenido la oportunidad) relativa a un caso hipotético: ¿ustedes irían a votar en un referendo revocatorio de Maduro con él en el poder pero con las mejores condiciones electorales si esto se logra en las negociaciones en Noruega? Un 98% dijo que no. Era de esperarse ante la sistemática destrucción de la confianza en el voto llevada a cabo en los últimos 20 años; y el fracaso en todas las ocasiones de diálogo y/o negociaciones pasadas. Pero nadie puede negar que la transición de la dictadura a la democracia se ha logrado en muchas ocasiones (la mayor parte según los estudios del amigo y colega John Magdaleno) por negociaciones que implican el voto, de modo que perder la oportunidad sería una gran tontería. Considero que los demócratas liderizados por el Presidente (encargado) Juan Guaidó deberían consultar al pueblo ante esta posibilidad, ante las diversas alternativas de negociación ¿acaso no somos demócratas? ¿acaso no debemos reconstruir la confianza en esta alternativa? ¿por qué no retomar los cabildo abiertos? Es por ello que propongo que cada uno haga su lista de condiciones para una elección que permita la transición o incluso ofrezca algo que vaya más allá de los 3 pasos propuestos inicialmente.

No se puede rechazar la negociación, porque todos sabemos que debemos insistir una y otra vez. Creo que lo fundamental está en lo que llevamos a la misma, y estamos en una mejor posición para proponer una elección realmente libre. No podemos ceder en esto, no tenemos nada que perder ¡al contrario! No soy experto electoral pero el pueblo exige: un nuevo Consejo Nacional Electoral electo por la Asamblea Nacional tal como establece la Constitución; la real observación internacional en todas las etapas y sin restricción alguna (no turismo electoral); que haya testigos de los demócratas en todas las mesas (no sacarlos a la fuerza); conteo manual y transparente; nada de cambiar circunscripciones o centros; apertura del registro a los nuevos votantes y el voto de la diáspora venezolana en todos los consulados y que el Plan República esté fuera de los centros y a la orden del CNE. Esto es lo mínimo, pero seguramente nos faltan muchas más condiciones. Por no hablar de otros aspectos no electorales. En general debemos permitir y estimular una gran discusión nacional al respecto.

Si anhelamos reconstruir la democracia en Venezuela, tenemos que dar ejemplo de consensos y promoción del pluralismo. El chavismo se ha dedicado a sembrar el odio y la intolerancia, y especialmente la violencia como medio para ejercer la política. Debemos encontrar la manera de democratizar a los que han apoyado este gobierno, no nos queda otra porque de lo contrario seremos igual a lo que combatimos. Eso sí, sin ingenuidades y con astucia.

jueves, mayo 23, 2019

José Alberto Olivar elegido como Miembro de la Academia Nacional de la Historia (estado Miranda)


Felicitaciones a mi admirado amigo y colega por este merecido reconocimiento. 

Profeballa



Escrito por Redacción OyN   

El pasado 15 de mayo, José Alberto Olivar, fue elegido miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia por el estado Miranda y desde hace varios meses forma parte de staff de columnistas de opinión de Opinión y Noticias. Con tan solo 42 años ya es Doctor en Historia por la Universidad Católica Andrés Bello donde egreso con mención Summa Cum Laude. En 2014 se alzo con el primer lugar en la III Bienal del premio de Historia Rafael Maria Baralt, auspiciado por la Academia Nacional de la Historia y la Fundación Bancaribe. Es especialista en historia del transporte y la comunicaciones y en historia de las relaciones civiles y militares. Tiene en su haber mas de veinte publicaciones entre libros, capítulos de libros y artículos en revistas especializadas en Historia.

¿Qué significa ser miembro Correspondiente de la Academia Nacional de la Historia?

Una oportunidad de representar al estado Miranda en las deliberaciones de tan prestigiosa institucion que hoy por hoy, procura rescatar esta figura para establecer un mejor canal de comunicación con todos aquellos que a lo largo y ancho del país, se ocupan de investigar y escribir con la rigurosidad debida sobre variados aspectos que aun están por dilucidarse en la historiografía nacional, además de los aportes que con muchos sacrificios no pocos docentes están poniendo en práctica para mejorar la enseñanza de la historia en las escuelas y liceos.

¿Cuál ha sido su aporte a la historiografía del estado Miranda? 

Nuestra primera linea de investigación fue la Historia Regional y Local, por eso en 2004 presentamos como Trabajo de Grado ante el jurado evaluador de la Maestría en Historia de Venezuela en la UCV, un exhaustiva investigación sobre la historia de la construcción de la carretera del este Caracas Guatire en el siglo XIX y su relación con las antiguas haciendas de caña que existieron en aquella localidad. El texto lo publicamos posteriormente bajo el titulo Caminos y carreteras en Venezuela. Acto seguido, en 2009, tuvimos la oportunidad de escribir la biografía del prócer tuyero José Maria Carreño Blanco para el libro Tierra Nuestra 1498-2009 publicado por la Fundación Venezuela Positiva. De igual modo, hemos promovido seminarios de investigación en la Maestría de Historia de la UCAB, donde talentosos cursantes elaboraron novedosos trabajos referidos  a la historia de la entidad. Mas recientemente, finalizamos una investigación sobre la historia de la construcción de la carretera El Guapo-Barcelona durante el gobierno constitucional de Romulo Betancourt en 1962.

¿Qué supone para usted este nombramiento?

Sin duda es un grave compromiso, sobre todo en estos tiempos de incertidumbre y resilencia. Recibimos esta gentileza de los distinguidos numerarios de la Academia Nacional de la Historia como un incentivo para seguir persistiendo en nuestro quehacer intelectual y docente. Además lo asumo como una suerte de  reconocimiento a la calidad de la formación que recibimos los muchos egresados de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL), de modo particular a mis profesores de la especialidad Geografía e Historia del Instituto Pedagógico de Miranda Jose Manuel Siso Martinez donde hice mis estudios de pregrado.

¿Cuáles son sus próximas metas a raíz de esta designación?

Contribuir al fortalecimiento de la linea de investigación Relaciones Civiles y Militares en Venezuela, junto a otros importantes profesores de la Universidad Simón Bolívar como Luis Butto y Germán Guia , quienes hacemos equipo en el Centro Latinoamericano de Estudios de Seguridad, adscrito al Instituto de Altos Estudios de América Latina de la USB.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...