viernes, febrero 16, 2018

El amigo e historiador Tomás Straka nos informa que el Diccionario de Historia de Venezuela, impulsado y publicado por la Fundación Empresas Polar, se estrena en su versión digital.

Una de las obras esenciales de la historiografía venezolana está ahora al alcance de todos vía online.  A treinta años de su primera edición de 1988, el Diccionario de Historia de Venezuela, impulsado y publicado por la Fundación Empresas Polar, se estrena en su versión digital.  

Producto de un esfuerzo colectivo y multidisciplinario, inicialmente coordinado por Manuel Pérez Vila, el diccionario ofrece una información accesible y a la vez rigurosa sobre personajes, procesos, hechos, instituciones, manifestaciones culturales, legislación, tradiciones y geografía venezolanos. No sólo se buscaron a los mejores especialistas del momento para que redactaran las entradas, sino que se ofrece en cada una de ellas una selección bibliográfica sobre el tema que sirve de orientación para quienes quieran profundizar en el tema.  A ello hay que sumar los diez valiosísimos apéndices con datos básicos sobre de Centros Poblados, Centros Poblados Petroleros, Viajeros a Venezuela, Danzas, División político-territorial, Misiones, Monedas, Obispados y Tratados Internacionales.  Por esta razón, tanto en el país como en el exterior, se ha convertido en sus treinta años en una fuentes de consulta insoslayable para aquellos que estén interesados en comprender a Venezuela, especialmente para los educadores y estudiantes de todos los niveles.  En 1997 apareció una segunda edición, ampliada, que es la que hoy puede consultarse en la web. Como la Fundación Empresas Polar no se preocupan sólo por el contenido, sino también por lhacer ediciones bellas, en 1999 obtuvo el Premio La Letra de Oro en el prestigioso concurso de los Libros Más Bellos del Mundo, en Leipzig, Alemania. 

Queriendo llegar todavía más lejos con sus proyectos editoriales, muchos de los cuales se encuentran agotados, Fundación Empresas Polar ha creado la web BiblioFEP.  En ella están  a disposición de todos y de manera gratuita, una parte de significativa de los libros que ha editado en sus cuarenta años de existencia.  

En el caso del Diccionario no se trata de su simple versión en PDF, sino de un verdado buscador en la que los interesados podrán hacer una búsqueda simple con sólo colocar una palabra, por ejemplo un autor o una ciudad, que la llevará a todas aquellas entradas en la que aparece citada de algún modo, así como a otras relacionadas con el tema.  Hay además unas opciones de búsqueda avanzada, por el tipo de entrada y la clasificación temática.  Con esto, lo que en 1988 fue toda una innovación, recogiendo y sistematizando el conocimiento histórico venezolano en una obra, da ahora otro paso adelante. Podemos cecir que estamos ante una transformación cultural de ggran alcance que pronto nos afectará, de uno u otro modo, a todos: la investigación y difución de la historia que saltan de los tradicionales formatos del papel a la era digital.



Tomás Straka

jueves, febrero 15, 2018

El sábado 24 es la presentación del nuevo libro del historiador David Ruíz Chataing, "Historia de las ideas en Venezuela: estudios breves"

El sábado 24 tendré el gusto de presentar la nueva obra del colega y amigo David Ruíz Chataing, Historia de las ideas en Venezuela: estudios breves, en la Librería Lugar Común del C.C. Paseo Las Mercedes, a las 3:00 PM.



viernes, febrero 09, 2018

Cecilio Acosta en su bicentenario, en palabras de los historiadores: Horacio Biord Castillo y José Marcial Ramos Guédez.

Resultado de imagen para cecilio acosta
Cecilio Acosta, bicentenario de la civilidad y la periferia
Hoy, primero de febrero de 2018, es un gran día para la patria ...

RCL les invita a leer a Horacio Biord Castillo.-

Hoy, primero de febrero de 2018, es un gran día para la patria, para lo más hondo y entrañable de la patria, un día grande para la patria civilista, para la patria de las bellas letras, para la patria de la institucionalidad, el derecho y la reflexión social, para ese terruño fértil aunque constantemente amenazado de la decencia y la bonhomía, de la alteza de miras. Hoy, un día como hoy hace doscientos años, nació en un pueblo llamado San Diego, antaño floreciente, hogaño deprimido, un párvulo (como reza la partida del bautismo administrado dos días después, el tres de febrero de 1818) que llegaría a ser un justo entre los justos. Ese Cecilio Juan Ramón del Carmen sería andando el tiempo un grande entre los más grandes varones de la patria venezolana, que no es más que un pedacito fecundo de la patria hispanoamericana y de la patria iberoamericana que la engloba, sin renunciar al carácter latinoamericano, como en un juego de identidades que se superponen, cual cajas chinas y filigranas amerindias.
“Ha muerto un justo: Cecilio Acosta ha muerto”, escribió en julio de 1881 Jose Martí. Ese justo, en las palabras del gran polígrafo, se distinguía por su “cabeza altiva, que fue cuna de tanta idea grandiosa”, por “aquellos labios que hablaron lengua tan varonil y tan gallarda” y “mano que fue siempre sostén de pluma honrada, sierva de amor y al mal rebelde”.
Hoy, sin embargo, tantos años después, no se puede dar por cierto que un hombre justo, con una mente excepcional que sirvió de “cuna de tanta idea grandiosa”, dueño de una “lengua tan varonil y tan gallarda” y un escritor “de pluma honrada, sierva de amor y al mal rebelde” haya muerto de verdad. No. La patria lo necesita, lo necesita vivo, como a Bolívar, como a Miranda, como a Páez, como a Bello, como a Gallegos, como a Guaicaipuro, como al Negro Miguel, como a José Gregorio Hernández, como a Teresa Carreño, como a José Antonio Ramos Sucre, como a Teresa de la Parra, como a Andrés Eloy Blanco, como a las Negras Hipólita y Matea, que prestaron la leche bendita de sus pechos para criar la patria que por ello resultó bendecida.
A Cecilio Acosta no lo podemos contar entre los muertos y menos ahora, cuando se hacen más actuales sus advertencias sobre la turbulenta vida social y política que ayer como hoy nos precipita por insondables abismos. A Cecilio Acosta no lo podemos dejar olvidado en el Panteón Nacional como si de verdad estuviera, vuelve a decir Martí, hueca y sin lumbre su cabeza altiva, mudos sus labios y yerta aquella mano que empujó el pesado carro de la dignidad frente a los tiranos y mediocres.
A Cecilio Acosta lo debemos sacar de ese ataúd perfecto de los héroes santificados, como justificación, por el despotismo. Don Cecilio, niño, joven, sabio en su impoluta madurez, debe caminar por las veredas verdirrojas de su patria chica de San Diego de Los Altos, por los caminos ahora otra vez polvorientos y acongojados de su patria venezolana y por el sueño anfictiónico, todavía posible, de la patria grande y de la más grande aún que nos convoca con las mismas voces de caballería que escucharon Babieca y Rocinante en la meseta castellana. Don Cecilio no puede ser desprendido de Venezuela, de Colombia, de Chile, de España, de tierra alguna donde se agradezca con un amable “gracias”.
Don Cecilio ha de ponerse otra vez, agrandados, esos zapaticos de oro que le atribuyen en Guareguare, caserío de San Diego de Los Altos que aún se disputa su cuna, y encontrar, por generosa donación de tantas generaciones de venezolanos, el dinero para enviar todas las cartas y escribir todos los libros que nos haya de mandar o dedicar.
Don Cecilio no ha muerto, sino que acaso doscientos años después, vuelve a nacer en un país que otra vez tembló de pavor, que otra vez tiembla de pavor. Necesitamos, seguimos necesitando, su voz y su ejemplo. Solo así podremos desovillar la maraña que esconde el hilo para salir del laberinto y burlar al monstruo de mil caras y mil manos que lo custodia y somete, burlándose del barro del que no solo estuvo sino que está hecho don Cecilio: el barro del pueblo, el barro de la pobreza, el barro de la sabiduría y la nobleza.
Cecilio Acosta fue un hombre de periferias: nació en una pequeña población aledaña a Caracas, fue pobre de solemnidad, vivió en un país visto como periferia de centros mundiales de poder y, dentro de él, pertenecía con orgullo a la periferia de los justos, de los alejados del poder, de los mancillados por el modo caudillesco y militarista de conducir el país. Héroe de esa paradójica periferia de la civilidad, Acosta no reclama por sí mismo su puesto entre nosotros, humilde como fue el sabio. Somos nosotros, los venezolanos del siglo XXI que todavía no fructifica en nuestros suelos, quienes lo precisamos para que, como tanto aconsejaba él, nos beneficiemos de la luz que se difunde en vez de enceguecernos con la que se concentra en forma avasallante, indebida, indecente, petulante.
Reclamemos a Cecilio Acosta como signo y símbolo de la Venezuela civilista, de la patria buena donde, cual diría Rómulo Gallegos sobre el Llano, “una raza buena ama, sufre y espera”. Y esa espera la puede iluminar un justo como Acosta, un hombre que no sucumbió ni en las garras asesinas del poder ni en la genuflexión obscena y lucrativa ante los caudillos que se creían ilustres en las Américas e inmortales entre los mortales, llamados −pensarían− a ser saludados como César.
Los verdaderos inmortales son los hombres como Cecilio Acosta, aquellos que, cual señaló Martí, cuando alzan el vuelo tienen limpias, muy limpias, las alas y, añado yo, las manos sin rastros de sangre, codicia o venganza.

Horacio Biord Castillo

Escritor, investigador y profesor universitario
Presidente de la Academia Venezolana de la Lengua
Director de la Academia de la Historia del Estado Miranda

CECILIO ACOSTA Y LA PUBLICACION DE SUS ESCRITOS.
                                                                                      por José Marcial Ramos Guédez.
                                                                                          

       Llama la atención, que en el artículo de Carmela Longo,  titulado: "En su bicentenario la obra sigue vigente - Cecilio Acosta no ha muerto" (Ultimas Noticias. Caracas, 27-01-2018), la autora  señala entre otras cosas, que los escritos del personaje citado "...nunca fueron editados formalmente. En 1908 se trató de hacer una recopilación de sus poemas y ensayos, pero no se pudo. Fue hasta la década de los 40 cuando comenzó formalmente a editarse y a divulgarse su obra como antología..." En tal sentido, le recuerdo a la periodista aludida, que entre los años 1908-1909, salió a la luz pública : Obras de Cecilio Acosta, Caracas: Empresa El Cojo, 5 tomos. Textos y poemas, recopilados por Pablo Acosta y Juan de Dios Méndez e introducción de José Martí. En dichos volúmenes, se incluyeron discursos académicos, estudios de derecho internacional, los partidos políticos, la historia patria, religión y filosofía, arte literario, filología, filosofía jurídica, derecho constitucional, economía política, jurisprudencia civil y penal, instrucción pública, poesías, artículos en revistas extranjeras, etc. Asimismo, antes del bienio 1908-1909, se editaron los siguientes libros de  Cecilio Acosta : Caridad, o frutos de la cooperación de todos al bien de todos (Caracas, 1855), Cosas sabidas y cosas por saberse. O: Federación Colombiana-Tolerancia política. Universidades e instrucción elemental- y Cuestión holandesa (Caracas, 1856), Reseña histórica y prospecto de Código del Derecho Penal (Caracas, 1865),  Juicio sobre la organización del Estado Bolívar según las ideas de la gloriosa revolución de 1868 (Caracas, 1868), Doctrina federal y leyes secundarias. Artículos de la redacción de "El Federalista" (Caracas, 1869), D.Cecilio Acosta (Poesías).(Curazao, 1889), Influencia del elemento histórico-político en la literatura dramática y  en la novela (Caracas, 1887) y otros. Luego, durante la segunda mitad del siglo XX y primeras décadas del XXI, se han publicado varias reediciones de los  escritos de   Cecilio Acosta, e igualmente numerosos ensayos y monografías sobre su vida y la permanente vigencia de sus obras.

      Una muestra de lo antes mencionado, tenemos en la edición de los siguientes libros : Acosta, Cecilio. Páginas escogidas / selección de J.A. Cova y prólogo de José Martí. Caracas : Editorial Cecilio Acosta, 1940;  Sambrano Urdaneta, Oscar. Cecilio Acosta / estudio preliminar y selección de Oscar Sambrano Urdaneta. Caracas : Academia Venezolana de la Lengua, 1963;  Grases, Pedro. Antología del pensamiento de Cecilio Acosta / compilación y prólogo de Pedro Grases.--2a.ed. Los Teques : Gobernación del Estado Miranda, Biblioteca Popular Mirandina, 1977; 16 estudios sobre Cecilio Acosta en el centenario de su muerte / prólogo de Manuel Alfredo Rodríguez, trabajos de J.A. Armas Chitty, Julio Barroeta Lara, Pedro Díaz Seijas, Oscar Sambrano Urdaneta, Virgilio Tosta, Ildefonso Leal, Manuel Pérez Vila y otros. Los Teques : Ateneo de Los Teques, Coedición con la Biblioteca de Autores y Temas Mirandinos, 1982 y Acosta, Cecilio. Obras completas / introducción por Oscar Sambrano Urdaneta, "Cecilio Acosta" por José Martí.--Caracas :  Ediciones La Casa de Bello, 1982-1984, 2 tomos. Para ampliar, la información sobre la bibliohemerografía de Cecilio Acosta, podemos consultar : Sojo Cardozo, Juan Pablo "Contribución bibliográfica para el estudio de Don Cecilio Acosta (1818-1881)" En: 16 estudios sobre Cecilio Acosta en el centenario de su muerte. Los Teques: Ateneo de Los Teques..., 1982, pp. 205-232; Becco, Horacio Jorge "Bibliografía crítica sobre Cecilio Acosta" En : Acosta, Cecilio. Obras completas. Caracas : Ediciones La Casa de Bello, 1982, Tomo 2 y Ramos Guédez, José Marcial "Cecilio Acosta" En : Bibliografía del estado Miranda. Caracas : Biblioteca de Autores y Temas Mirandinos, 1981. pp. 77-79.

miércoles, enero 31, 2018

"Mark Felt: The Man Who Brought Down the White House". Crónicas cinéfilas

La imagen puede contener: 1 persona, texto
Mark Felt: The Man Who Brought Down the White House  (Peter Landesman, 2017).
 “El informante” fue llamada en Venezuela.
Actores: Lean Neeson (Mark Felt)Diane Lane (la esposa), Marton Csokas (el director del FBI post Hoover)

1.  La película se hace floja y fastidiosa. No logró captar mi atención a pesar de ser un tema histórico y comenzar muy bien con la muerte de Edgar Hoover y la desaparición de un montón de material que éste poseía gracias a la lealtad de Felt.
2.   Después pareciera que va a tomar vuelo con las acciones de Felt en todo lo relativo al Watergate, pero nada. Lo que valoro es que muestra el peso de la institucionalidad y la tradición burocrática por encima de las presiones del poder Ejecutivo.

Mi puntuación: 6/10.

Mi clasificación: género: biopic: Mark Felt, política: caso Watergate. FBI, gobierno de Richard Nixon (1969-74).  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...