viernes, abril 24, 2015

Breve entrevista a una novel historiadora venezolana (6): María Elena del Valle de Villalba



 María Magdalena Ziegler me presentó a María Elena del Valle de Villalba, historiadora que no conocía pero que gracias a esta entrevista ha logrado mi admiración: ¡3 hijos y 4 postgrados! ¡Wow! Solo puedo decir: la historia en Venezuela tiene gente que la ama profundamente. Tenemos futuro. Un ejemplo a seguir. 

Me gustó que fueron respuestas cortas y precisas.

Profeballa

1.      Foto. 

2.      Resumen de su vida como historiadora:

Nací el 10 de Marzo de 1970, en la ciudad de Caracas. Vivo en ella con la asumida paranoia de sus habitantes. Cursé mis estudios de pregrado en la UPEL –la Universidad de los Maestros- egresando como especialista en Historia en el año 92.  Casi sin pausa comencé mi especialización en Historia en la Universidad Santa María de la mano de grandes maestros como Federico Brito Figueroa, Manuel Carrero, Diógenes Molina. La culminé en el año 95 y de seguido hice la maestría en la misma casa de estudios graduándome en el 99. Todo esto entre embarazo y embarazo de mis tres hijos. En el 2005 comencé mi doctorado en el IPC egresando en el 2010. Por último y hasta el momento –bajo amenaza de divorcio de mi esposo- realicé estudios posdoctorales en la Universidad Complutense de Madrid en Semiótica y Pragmática. Ahora hago investigación hasta que otro posgrado no me tiente.

3.      ¿Cuándo y cómo nació su vocación como historiador?

Creo que era inevitable. Vengo de una familia de maestros en áreas diversas. Mi abuela, mis padres, mis hermanos, todos maestros, todos comprometidos con la testaruda esperanza de educar para la vida. En mi caso, hubo un fenómeno en la Historia de Venezuela que siempre capturó mi atención: El culto y la dependencia del  héroe. Nunca pude entender por una parte, que la Historia estuviera en manos de una sola persona y por otra que los colectivos fueran tan prescindibles. Los relatos de mis profesores de bachillerato me generaron un conjunto de dudas que debía aclarar.  Allí pondría la fecha de nacimiento. 

4.      ¿Qué lectura, película/serie, o persona fortaleció esa vocación? ¿Cuál es su historiador preferido y por qué? ¿Qué libro de Historia recomienda y por qué?

Han sido muchos los maestros que me han inspirado desde su pasión. Siempre recordaré la lucidez y deseo de aprender y enseñar del Dr. Ramón J Velásquez, la intolerancia con las mentes planas del Dr. Brito Figueroa, La biblioteca andante que es José Marcial Ramos Guédez, y otros que lamento no poder mencionar.  Historiadores preferidos no puedo mencionar uno sólo: la visión transversal de la Historia de Peter Burke, la mirada a la cotidianidad de Jacques Le Goff, el deseo por rescatar la memoria de Maurice Halbwachs, son algunos de mis favoritos. ¿Libros que recomendaría? Cualquiera de los detectives de la Historia mencionados en líneas previas. Hasta sus producciones más informales no tienen desperdicio.

5.      ¿Cómo fue su experiencia en el pre/posgrado?

Siendo que mis maestros pertenecían a escuelas historiográficas muy concretas y tradicionales y que sin quererlo te llevaban por sus propios derroteros, siempre he sido rebelde a cualquier atadura –al menos no autoimpuesta- que quieran poner a mi intelecto. Mis objetos de estudio no son los más tradicionales. Manuales de Urbanidad, Cine, caricatura, canciones, lo cual me hace una especie de “bicho raro” para los historiadores más tradicionales. Sin embargo me han dejado ser, mentiría si dijera lo contrario.

6.      ¿Cuál fue su primer escrito como historiador? ¿A quién se lo dedicó?

Mi primera publicación fue en el año 2007. Llevó por título: Muestra Fotográfica Comentada de la Vida del Dr. Federico Brito Figueroa. Hacía poco de su fallecimiento y pude acceder a su archivo fotográfico personal, a las fotos que tomaba al hacer las investigaciones de campo de sus libros. Realicé una aproximación desde el análisis del discurso visual que gustó mucho en su momento. Lo dediqué como todo lo que he escrito, a mi esposo y mis hijos, el sostén de todo lo que hago y soy. 

7.      ¿Cuál es su área de la historia favorita? ¿Cuál escuela historiográfica sigue y por qué?

Creo que ya lo he dejado colar…la Historia cultural para mi es fascinante, nos hace entrar en contacto de documentos históricos que antes no hubiéramos considerado como tal. Todo aquel artefacto cultural que nos permita aproximarnos a la Historia desde miradas diferentes para mí, es un deleite. Con respecto a la escuela historiográfica, digamos que me quedo con lo que considero más valioso de cada una: del positivismo la rigurosidad del manejo de la fuente y su verificación, de la Escuela de los Annales su visión caleidoscópica de la realidad, del materialismo histórico su realismo al mirar el motor de las acciones humanas, y de las más recientes aportaciones, el pensar históricamente de Mario Carretero, la reconquista de la historia medieval de Carlos Barros, la crítica reflexión del oficio de Carlos Aguirre Rojas. 

8.      ¿Qué tiempo le dedica diario o semanal a la historia?

Decía mi maestro Manuel Carrero, que la profesión que uno elige debe ser como un segundo marido –uno bueno, uno al que te has unido por amor y no por obligación- en el que pensar no sea una imposición. Para mí estudiar y enseñar historia es algo que hago porque el corazón me lo manda y ese mismo corazón me lo recuerda. Cada cosa que veo, es pretexto perfecto para pensar históricamente.

9.      ¿Cómo es su relación con las redes sociales? ¿En qué puede ayudar internet a la historiografía?

Las redes sociales, el internet son la imprenta de nuestro siglo. Negar su avasallante impacto es infantil. Creo decididamente que lejos de satanizarlos lo que debemos hacer es intervenirlos. Hoy día las bibliotecas más reconocidas del mundo digitalizan sus documentos poniéndolos al alcance de todos. Múltiples son las revistas de investigación en las que hoy día podemos visibilizar nuestros aportes y en un clic ser leídos en cualquier parte del mundo. El afianzamiento de escuelas historiográficas o el olvido de las mismas tendrá más que ver- a mi juicio- con la contundencia de las aportaciones de sus representantes y la visibilidad que le den a sus producciones y el internet permite hacerlo con eficiencia sin parangón. 

10. ¿Cuáles son sus ritos cuando se dedica a escribir sobre historia?

Básicamente busco salir de la zona de confort de los temas “obvios”, nada más aburrido que saturar fórmulas generales de investigación. En segundo término, me armo con una buena caja de herramientas para abordar el objeto de estudio, respetando las especificidades de cada campo. Y por último, cuido la rigurosidad en el manejo de las fuentes.

11. ¿Cómo sobrevive (en lo económico y en lo espiritual) siendo historiador?

No sé si sobrevivir sea el término correcto, pero ciertamente son muchos los malabares que a diario debo hacer. Sólo a mí se me ocurrió –en tiempos convulsos como los que vivimos- tener no uno, ni dos, sino tres hijos. Muchas veces practico omnipresencia y estoy en cada lugar en el que pueda. En lo espiritual, mi alimento es constante. Además de ser una mujer de Fe, cada tesis que surge como consecuencia de una clase mía, cada vez  que un estudiante se enamora como yo del estudio de la historia, me nutre de nuevo y sigo adelante. 

12. Además de la Historia ¿Tiene otros gustos, placeres o vicios?

Me gusta el deporte. A veces pedaleo esperando llegar no sé a dónde, casi con  premeditación parezco no detenerme. Eso garantiza mi cordura así que lo hago mínimo 3 veces a la semana. Disfruto del buen vino, un seco jabugo y podría colocarme aceite de oliva intravenoso. 

13. ¿Para qué sirve la Historia? ¿Tiene futuro la Historia?

Esta pregunta siempre me recuerda al hijo de Bloch. La historia le da sentido a lo que somos. La historia es nuestra memoria. La historia es identidad. La historia es un sueño en común, es la patria verdadera, es la matria. ¿Futuro? El que le demos, por el que peleemos, el que construyamos. 

14. ¿En qué proyectos sobre historia está ahora?

Pues ahora mismo, en tres. Uno llamado ESTRATEGIAS PARA EL ESTUDIO Y LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA CULTURAL con la UNIMET y otro llamado ANÁLISIS CRÍTICO DEL DISCURSO DE LOS TEXTOS DE LA COLECCIÓN BICENTENARIO con la UPEL y uno llamado HISTORIA DE LA COMUNICACIÓN POLÍTICA con la Universidad Complutense de Madrid. 

15. ¿Es posible escribir historia del presente?

Siempre que se está en medio de una batalla es complicado comprender su propósito y desarrollo. Tal vez sea necesario esperar a que los hechos se asienten para interpretarlos. Creo que nuestra función es formar ciudadanos con pensamiento crítico, con cultura histórica y con eso habremos hecho bastante.

16. ¿Vivimos momentos históricos en Venezuela? ¿Qué piensa de nuestro presente?

Todo tiempo es histórico si somos conscientes de él. La historia es un continuo y lo que hoy ocurre es el hilo de Ariadna de lo que será en el futuro. No puedo sino ver con tristeza como cada día el país en el que crecí se desdibuja. Es duro pero hay que intervenir la situación, intervenir la historia de la que somos protagonistas cada uno en su espacio. 

17. ¿Por qué hemos llegado a una crisis tan aguda? ¿Es el petróleo el responsable de todo?

Desaciertos, desencuentros, olvidos, amnesias, múltiples son las causas y la respuesta es siempre la misma. ¿Quién es el responsable? ¿A quién podemos culpar? Y ese responsable rara vez soy yo. Petróleo, cuarta república, Chávez, MUD, el imperio, los españoles, el clima, escoge el de tu preferencia. Como yo lo veo, cada uno de nosotros y nuestra cotidianidad es una Venezuela chiquita. ¿Quieres saber quién es el responsable? Mira nuestro día a día. Allí encontrarás los cómplices perfectos.

18. Si fuera ministra con poder de influir en la promoción de la educación ¿qué haría?

Pues, no sería nada nuevo. Ya lo planteó Siso Martínez, Jesús Muñoz Tébar, el maestro Prieto Figueroa, educación de calidad, en libertad, sin censura, cultivo de la excelencia, cultivo del pensamiento crítico. Sueldos dignos para los educadores, baremos que midan su productividad…nada nuevo como puedes ver. A veces hacer lo obvio es lo más difícil. 

19. ¿Qué recomendaría a los Historiadores jóvenes?

Sólo SAPERE AUDE. Nada más.

20. Recomiéndeme 2 historiadores


Suzuky Gómez   

Andrés Cortez

jueves, abril 23, 2015

sábado, abril 18, 2015

Entrevista a un novel historiador venezolano (5): Víctor Pineda (y segunda parte)

(conclusión de la entrevista con foto que le robé de su facebook, espero que no se moleste. Es otra vista de su biblioteca-estudio).


112.  ¿El historiador debe leer literatura? ¿Qué otras disciplinas debería conocer el historiador?

     Por supuesto que el historiador debe leer literatura. Es imposible no hacerlo, ella contribuye a dar campo mental, a ensanchar los horizontes. Sin embargo, hay algunos autores que he proscrito, en especial la literatura de autoayuda, la de cierto escritor carioca, las invenciones que hechan mano de leyendas históricas  como el Grial y los Templarios para tejer tramas inverosímiles y vender muchos libros. Creo que se debe tener criterio. Quien se dedique a la historia ha de tener una sólida formación literaria. De igual manera, se debe tener conocimiento de otras ciencias, la sociología, la geografía, incluso la psicología hoy día ayudan a reconstruir el pasado. La interdisciplinariedad es un hecho. La historia se auxilia de otras ciencias, de eso no podemos prescindir. 
 
213. Además de la Historia, ¿tiene otros gustos, placeres o vicios?
  
     Aficiones o vicios, algunos. La TV me atrapa, el cine me gusta. Comer es un placer. Me gusta leer por supuesto. No rehuyo un buen escocés o una cerveza bien fría, ello es motivo de buenas conversaciones entre  lo sagrado y de lo profano. A veces gusto una buena pipa. Me gusta bailar, salsa y merengues. Escucho música, soy un afanado de la música venezolerramientana en todas sus expresiones: llanera, oriental, polos, tambores, golpes del Tocuyo, cañonera, calipsos... Escucho música medieval y renacentista, Mozart me atrapó hace un tiempo. Cuando se puede viajo. Me gusta el béisbol, soy magallanero, y el boxeo. Todo normal pues, no somos "rara avis" ni mucho menos. 

 
414.  ¿Cómo es su relación con las redes sociales e internet en general? ¿En qué puede ayudar el internet a la historiografía? (si tiene twitter nos gustaría conocerlo y divulgarlo si le parece).


      Internet es indispensable hoy día. Para quien está en la Academia es una herramienta muy útil. Me sirve para ubicar datos rápidamente, para establecer contactos con colegas de manera inmediata, para entrar en fondos documentales,bajar imágenes, enviar correos,  para descargar libros. Paso buena parte del tiempo de estudio e investigación entre los libros e internet. Tengo facebook y twitter (@pinedavic). El en facebook entablo a veces buenas discusiones en los foros de historia en los cuales participo como miembro o administrador. Por el twitter escribo mucho de política actual, a veces en términos muy duros.  

515.  ¿Cómo sobrevive (en lo económico, en lo profesional y en lo espiritual) siendo historiador? ¿Se puede ser historiador en Venezuela? 
  


      Ciertamente como historiador y docente se sobrevive. Vivo de mis sueldos en la UCAB y en el IUPG, lo cual me permite hacer frente a mis responsabilidades y darme algún gusto. A veces mato algún "tigre". Sin embargo, la historia llena mi campo laboral, profesional y espiritualmente. Sí se puede ser historiador en este país, pero es cuesta arriba, la academia es una dedicación que exige mucho y generalmente paga mal. Dependiendo de a cuál institución pertenezcas así te pagarán, unas valoran mejor que otras, económicamente hablando, a su personal. Es frecuente escuchar ahora a muchos colegas diciendo que se quieren ir del país.  Eso es lamentable, pues si algo hace falta son buenos docentes, buenos investigadores, buenos ciudadanos. 
  
616. ¿Qué profesión u oficio ejercería de no ser historiador? ¿Abandonaría su profesión de historiador? ¿Por qué?
 


      De no dedicarme a la historia sería comunicador social, profesión que siempre me atrajo. No, no dejaría de hacer lo que hago, creo que combinaría ambas profesiones, de hecho lo he considerado. 


   17   ¿Para qué sirve la historia? ¿Tiene futuro el estudio de la historia en general y en Venezuela? 
  


      La historia sirve para mucho. Mantiene viva la memoria de los pueblos, los dota de un sentido de apego e identidad, cohesiona pues a la gente en torno a un legado material e inmaterial. Como ciencia nos permite comprender el pasado, las hechuras de quienes nos precedieron en los distintos ámbitos del quehacer humano. La historia nos trae de "vuelta" las razones de los protagonistas del pasado para actuar como lo hicieron, nos permite ver el desarrollo de los pueblos desde su génesis hasta su pasado más reciente. No es un lugar común decir  que la historia es "Mater et Magistra", lo es en tanto nos ayuda a entender de dónde venimos y hacia dónde podemos ir. Creo que fue Marx quien dijo algo así como que los seres humanos hacemos nuestra propia historia, pero influidos por circunstancias del pasado. Eso es cierto, el pasado no determina, pero sí puede condicionar. ¿Seríamos el mismo país sin el petróleo? Nuestro pasado militarista o guerrerista qué tanto nos afecta hoy, esas y otras tantas preguntas pueden ser tratadas por la historia y llegar a ciertas respuestas, que por supuesto siempre pueden ser revisadas. 

   18.    Si cree que existe la venezolanidad o la identidad venezolana ¿cómo la definiría?
9
      Ese es un viejo debate. Sí creo que hay un ser venezolano, hay una manera de ser de aquí. Pero no es ni uniforme ni homogénea. A veces las personas creen que los venezolanos somos como los de Caracas. Eso es solo una forma de serlo, además refleja un reduccionismo que sobre el tema tiene la gente de la capital del país. Si se va los andes, al oriente provincial, no a Margarita, a Paraguaná o a los pueblos de Yaracuy, por solo citar algunos casos, se verá que hay muchas formas de ser venezolano. Esa diversidad nos enriquece como país y como pueblo, pues sí creo que lo somos, compartimos valores y tradiciones que de alguna forma nos amalgaman, nos reúnen. Venezuela ha recibido influencias de todo tipo durante siglos, ese mestizaje cultural es maravilloso  y complejo de entender. No creo que se pueda dar una definición de lo que es "ser" venezolano, nos definen nuestros actos, nuestra gastronomía, nuestra música (muy rica y variada) nuestra manera de abordar los problemas, lo que de bueno tenemos y lo tan bueno. Somos herencia de Hispania, de la caribana, de África, pero también de los lusos, de península italiana, hemos asimilado folklores de otros países, yo tengo un amigo judío y guaro por los cuatro costados, uno de mis compadres es de Barlovento y se jacta de hablar italiano y conocer ese país y de admirarlo... Lo que te quiero decir, es que en esa diversidad está presente a cada rato y en todo, eso nos hace únicos, para bien y para mal.

       19. ¿La historia de Venezuela ha sido un fracaso? ¿Qué piensa de nuestro presente?


      Suelo decirle a mis estudiantes que nuestra historia ha sido hermosa, pero dramática. De ninguna manera creo que nuestra historia es un fracaso. Ha sido un entramado, un devenir, pero de ninguna forma hemos fracasado. Desde la Colonia, para no ir más atrás, hasta la Independencia, nuestra evolución como sociedad está llana de logros. Las instituciones españolas le dieron cuerpo a una sociedad, que aunque estamental, funcionaba. Los libertadores pensaron en unos modelos de país. Los hombres de  1830 conocían muchas de las ideas más novedosas del momento, de hecho las quisieron aplicar. El debate entre conservadores y liberales fue denso, profundo y dramático. La Guerra Federal nos produjo otro parto de caudillos y estos engendraron a otros hasta 1899. Sí, pobreza, crisis políticas, guerras civiles, pero no un país fallido. De esos abismos ha salido lo mejor de Venezuela, hombre y mujeres comprometidos con el desarrollo, con la ley, con la decencia. Del presente, pues debo decirte, yo vengo de la izquierda, fui un crítico del modelo bipartidista, de palabra y de hechos. Pero lo que siempre combatimos en aquel momento hoy está más presente que nunca: el culto a la personalidad y el militarismo. Estos 16 años han sido de retroceso, de la aplicación de un modelo político que todavía no se sabe qués es, eso del Socialismo del siglo XXI, ha degenerado en un gobierno de complicidades, de abusos, de dilapidación de nuestras riquezas. Una revolución hecha sobre las bases de la destrucción de un país, material y espiritualmente, más que eso es un crimen. Sin embargo, tengo esperanzas, sin ser un iluso, de que saldremos adelante. Justamente Venezuela ha sabido demostrar que se puede levantar de sus crisis. La ciencia histórica puede y debe contribuir a levantar este país.

  
   20. ¿Qué debemos hacer con el culto a Bolívar y la Historia Patria?

    

      La verdad es que estoy cansado de la manipulación que de la historia de Venezuela ha hecho quienes detentan el poder. Esa distorsión, ese patrioterismo, ese empalagamiento con Bolívar, o lo que ellos piensan que era Bolívar, me hastía. Incluso se inventaron su propio Centro Nacional de Historia, para reescribirla, aunque he leído algunos escritos salidos de allí que de verdad son interesantes. Con el Libertador pasa que al ser la máxima figura de nuestra historia, con él todo es exagerado: lo amas, lo odias, lo humanizas o lo endiosas. Para mí Bolívar es el hombre más embraguetado que ha habido en nuestro pasado, pero eso: es un hombre del pasado, con debilidades y cualidades, un hombre de su tiempo con una visión del futuro. Bolívar debe ser nuestro referente, nuestro ideal, el hombre que no se rindió, pero él allá y nosotros acá, en el presente.


2 21. ¿Qué recomendaría a los noveles historiadores? 


       Recomendarle a los noveles historiadores... pues a prepararse, a leer mucho, a meterse en archivos, a preguntar mucho y dejarse ayudar. A veces se comete el pecado intelectual de la autosuficiencia, eso es un grave error. Y sobre todo, a escribir, el profesor Don Elías Pino Iturrieta siempre nos decía que había que "comenzar" a escribir, es la única manera de equivocarse y aprender.
  
322. Recomiéndeme más de 2 historiadores noveles y/o jóvenes que deberíamos entrevistar.

     
c    Te recomiendo a Isaac López, profesor de a ULA y Richard López

   23. Ahora invente una pregunta, la hace y se responde a sí mismo.
  

 ¿Te gustaría publicar un libro y que fuese un éxito editorial? Claro que sí. Aunque creo que en el campo de la historia en Venezuela hay suficientes egos bien alimentados.

    24. ¿Qué otras preguntas deberíamos hacer en esta entrevista? ¿Cuáles consideran que deberían eliminarse o modificarse?


     Se pudiera preguntar por los viajes, por las conferencias dictadas o ponencias presentadas. 
 
5 25.  Puede hacerle una pregunta al entrevistador


¿Cuál es tu balance de las entrevistas hechas hasta ahora? 

Respuesta de entrevistador: Profeballa: 

Positivo. He descubierto nuevos historiadores, gente valiosísima que me llena de esperanzas en relación al presente de Venezuela y el futuro que vendrá. Al mismo tiempo la admiración por mis viejos colegas ha aumentando al conocer muchas facetas que para mí eran desconocidas. Todo ha sido ganancia. Autocrítica: se me pasó la mano con el número de preguntas. Mil gracias por tu tiempo amigo Víctor. 

La próxima semana tendremos a la historiadora María Elena del Valle de Villalba.

Si desea ser entrevistado puede escribir a Profeballa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...