lunes, septiembre 10, 2007

¿Por qué incluir la historia en el pensum de una carrera universitaria?

Es la primera pregunta que todo profesor de historia debe hacer a los estudiantes (de carreras distintas a la historia pero que deben verla como parte del pensum), y es la primera que el mismo debe saber responder. Agradecería mucho a toda alma caritativa que se pasee por este blog, que me deje su respuesta a tan importante pregunta.

Para comenzar, creo que debemos responder antes (y de manera simultánea) la pregunta: ¿para qué le sirve la historia a un adolescente?, interrogante mucho más difícil que la anterior, porque los chamos (la mayoría, según mi experiencia) les parece una verdadera inutilidad que le hablen del pasado cuando lo que quieren es vivir el presente y de inmediato. A un adolescente le sirve la historia como tema cuando todos los temas de conversación en una fiesta se han agotado; es decir, 1) la historia lo hace (y empieza a hacer) una persona “culta”; con más razón un universitario que debe sumar a su currículo (y ahora más que nunca) y no sólo poseer habilidades técnicas.

La historia le da al adolescente 2) la capacidad de contextualizar las diversas realidades; y al universitario le permitiría conocer los problemas (las preguntas de un determinado contexto histórico) que estimularon la creación de las teorías (respuestas) que estudiará en su carrera; y por tanto le ayuda, además, a comprender el resto de las asignaturas sociológicas y humanísticas.

El adolescente (y el universitario) debe aprender fundamentalmente, al estudiar la historia, 3) el poder “ubicarse” tanto en el tiempo como en el espacio (geográficamente) en relación a unas tendencias históricas de una determinada civilización (Occidente e Iberoamérica) o nación (su país de nacimiento o el que adopte). La historia le dice “dónde está parado” socialmente (entendiendo lo social en sentido amplio), e incluso 4) le ofrece cierta capacidad de predicción o por lo menos de prevención (de no transitar “caminos” ya recorridos por la humanidad).

El adolescente 5) conoce los aportes de cada civilización, entendiendo cómo se formó la cultura a la que pertenece; y fortaleciendo así su sentido de identidad. Un universitario igualmente consolidaría su identidad a través de la formación en materia histórica.

El universitario puede 6) conocer (con la historia) los pueblos (la gente) con la que deberá trabajar profesionalmente, dándole una ventaja sobre el profesional que no conoce la cultura con la cual se enfrenta en sus decisiones de aplicar o no una determinada teoría o habilidad.

La historia le ofrece al universitario 7) los ejemplos de aplicaciones (experimentos sociales) de las teorías de su profesión; debido a que las políticas públicas por lo general están inspiradas en determinadas hipótesis e ideas (administrativas, sociológicas, jurídicas, y el resto de las ciencias sociales) que explican la realidad.

A través de la historia 8) se comprende el origen y papel de determinados conceptos e ideas que formaron (o forman) parte de la mentalidad y el comportamiento humano.

Al final, se puede concluir, que la historia nos hace más humanos.

Blogalaxia Tags:

15 comentarios:

Apollyon dijo...

Me gusto bastante esta entrada. estoy perfectamente de acuerdo... Yo soy de los que piensan que no solo se necesita una historia, sino una por semestre.

Cuidese, lo seguire leyendo

Antonio Ricaurte dijo...

Me llamó la atención el post, al punto que le dediqué otro, un "contrapunteo" como se dice en el llano.

Creo que al final, la conclusión siempre será la misma: existe una ausencia educativa grave, que desestimula la intelectualidad mientras apoya el conformismo y la comodidad.

El vacío de nuestras almas es lo que nos hace esclavos.

Saludos,

AR

profeballa dijo...

GRacias por vuestros comentarios!!

Apollyn: gracias porque en verdad le das tanta importancia a la historia.

Es cierto AR: pero debemos, pienso yo, saber argumentar, justificar, que lka historia es necesaria.

saludos yt gracias por estar pendiente

Víctor Vela dijo...

Mi opinión es que la historia debería estar presente en toda formación académica. El motivo es porque considero la historia los cimientos de toda formación, no sólo académica, sino también humana.
Para avanzar se debe conocer lo que se va dejando atrás, y ese conocimiento de lo que se va dejando atrás es la experiencia que se mantiene por la memoria, la mejor plataforma donde apoyarnos para seguir adelante.
Conocer la historia nos permite conocer las actitudes que tomamos ayer ante unas situaciones determinadas, y los resultados que alcanzamos se convierten en lecciones para hoy, y ésto no es solamente aplicable al ámbito académico, sino también a nuestra sociedad, a nuestra vida.
Por desgracia, la preocupación educacional por la historia en la enseñanza brilla por su ausencia no solo en Venezuela. Parece que el menosprecio a ámbitos tan esenciales como éste es un hecho bastante generalizado.
Desde mi opinión, este esfuerzo por el progreso a través de la tecnología únicamente, puede llegar a convertir a la misma humanidad en un gigante con pies de barro.
Debemos caminar hacia el futuro, pero sin olvidar quienes somos.

Andres F. Guevara B. (Tupi) dijo...

Profe:

Creo yo que de todos los puntos que tocas, el más importante es el del sentido de pertenencia. La historia es eso: un nexo con nuestro espíritu que nos lleva a conocernos, a descubrirnos. Es saber en dónde estás dandos tus pasos y por qué los das hacia una dirección determinada.

En el ámbito universitario este sentido de pertenencia es vital. Trascender el mero aspecto técnico que caracteriza precisamente a las instituciones de TSU es el valor agregado de la universidad. Es decir, no conformarse con el cómo se hace, sino descubrir el porqué, las razones, los inicios.

Espero en el futuro tratar este tema en mi espacio.

Un abrazo.

Juan Ernesto Páez-Pumar O. dijo...

Entre otras razones, así como en la vida individual el ser humano debe conocerse, y conocer su "historia" personal, sus antecedentes, "de dónde viene" y "hacia dónde va", así debe situarse el sujeto en el colectivo, en el país y el Mundo. Tendremos entonces individuos más críticos, más capaces de comprender su realidad, y cómo mejorarla... No será un ente pasivo, que acepte su presente porque "otros" así se lo imponen, o pretendenten imponérselo... Más que nunca es imperiosa la necesidad de profundizar en el estudio de la Historia, porque las alteraciones, tergiversaciones descaradas, nos llevan a justificar una demencial empresa personalista.

Juan Ernesto Páez-Pumar

Antonio Ricaurte dijo...

Estudiar historia es como estudiar topografía: las cosas parecieran no cambiar pero lo hacen, lentamente, con el paso del tiempo.

Y de pronto, tempestuosamente, nos mueve el piso, los cimientos, la vida entera. Podríamos pensar que fue un suceso enviado por Dios o aprender del pasado para saber que no es así, que todo es causal, no casual.

Y al final, nuestra ignorancia hacia el pasado es lo que nos causa los grandes desmanes del presente, por no terminar de aprender las lecciones que costaron a veces sangre, a veces todo.

Seguiré pasando por acá. Yo no he tenido ese placer de las vacaciones, así que seguiré tratando de mantenerme al día.

Un abrazo,

AR

Enzo David dijo...

Saludos Carlos, mas allá de lo bien detallado que está el articulo (muy bueno)la necesidad, y enverdad el estudio de la historia es una necesidad, de conocer sobre eventos pasados, demostrar los cimientos de la humanidad, y mas importante aún, conocer la identidad de cada pueblo, de cada ciudad, de cada cultura, de cada hombre, y tambíen el aprendisaje de experiencias pasados, para bien o para mal.
Si como jovenes en un momento dado no tenemos tema de conversación y es mas fácil hablar de informatica que de historia, no es el fin del mudo, la historia es infinita y truculenta para tratar de contarla.
Saludos Carlos, execelente articulo.

profeballa dijo...

Muchísimas gracias por responder al llamado, y dar sus aportes, a lo largo del día les respondo con mayor detalle, pero ya de por si les digo que sus aportes son valiosísimos para mí.
gracias

Juan Carlo dijo...

Profe, para variar excelente artículo.

Creo que cualquiera que sea o haya sido educador (yo di clases de inglés durante seis MUY largos años) necesita dar buenas y lógicas razones ante la odiosa pregunta de un adolescente rebelde: "¿Y de qué me va a servir eso?" Con Inglés supongo que es más fácil, pero con Historia es si se quiere más importante precisamente por el mismo sentido de pertenencia que usted menciona.

Carlos G. dijo...

Siento la tardanza, pero he estado fuera estos días. Todo lo que dices en el artículo me parece muy interesante (todavía no he leído los comentarios de tus lectores). Pienso que una mínima base de educación en Historia es fundamental; y por desgracia es algo de lo que carecemos en la actualidad. Vivimos en una sociedad donde se valoran en exceso las cuestiones técnicas. Esto lleva a menospreciar, a dejar de lado, la educación en humanidades. La Historia debería ocupar un papel más importante en el sistema educativo, pero también otras materias que guardan con ella cierta relación (literatura, arte, filosofía...). Pienso que para que esto sea efectivo la sociedad debe dar un giro: no sólo se trata de dedicar más horas a estas materias; han de tener una mayor valoración social.

clubcobalto dijo...

¡NO LE SIRVE PARA NADA!

¡anatema! ¡horror! ¡tápenle los ojos a los niños! ¡se persignan las viejitas!

Admítelo, mon chèr, todos dice "la historia es esencial" y dan una gama de razones que son clichés, desde el balurdo ("te hace ver culto") hasta el más balurdo aún ("sabes quién eres").

Pero fíjate: ve a la juventud cool que va a los malls, todos fashion en sandalias de playa, con su iPod ("¡tengo que comprarme ése, pues el mío no es rosado con numeritos blancos!"), o al ejecutivo que orgulloso dirige un comercio (antes de que se lo expropien), o al que le gusta American Idol y no se pela Spiderman (la que sea): ¿qué coños le importa la historia? ¿y acaso lo ves triste y compungido? ¿deprimido por no saber "quién es"? ¿por no saber quién fue algún oscuro prócer que peleó en alguna batallita? ¿por no saber que las Termópilas no es un invento donde un carajo grita en inglés (y no quiero aquí desperdiciar la oportunidad)

THIS! IS! SPARTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

- más importa estar al tanto del disco de Beyoncé que de José Laurencio Silva, haya huído o no.

Profeballa dijo...

NO TOLERO OFENSAS NI INSULTOS A MIS AMIGOS POR ESO FUÍSTE BORRADO!!!

Johanna Olivo dijo...

Profe:
Para mi, como una estudiante universitaria, la histora es tan importante como los zapatos que usas y mucho mas.
La historia es la ciencia que tiene como objeto el pasado de la humanidad y como método el propio de las ciencias sociales.
El aspirante debe poseer disposición a la lectura, capacidad de Abstracción, capacidad de generalización que posibiliten al estudiante la comprensión de procesos históricos tanto generales como particulares y la interrelación entre algunos. También debe poseer curiosidad científica en búsqueda de nuevas interpretaciones de la historia. De igual manera capacidad de expresión oral y escrita, a fin de que el historiador no solo reproduzca el conocimiento histórico, sino que lo genere y lo divulgue.
Así podriamos facilitar a trabajar en una carrera que queremos para no cometer los errores que han cometido en el pasado por eso que debemos saber la historia del pasado.
saludos,
Johanna Olivo
UCV, Sección A1

Profeballa dijo...

Gracias por el comentario Johana!. Està anotado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...