jueves, setiembre 13, 2007

“El nacimiento de Venezuela generó la muerte de Bolívar”

Efemérides

La historia oficial en Venezuela impregnada de un fuerte culto a Bolívar, ha explicado el nacimiento de Venezuela en 1830 como el rechazo a la voluntad del “padre de la Patria”. Somos malos hijos, nos negamos a hacer realidad el sabio consejo de nuestro padre: mantener la unidad colombiana. Somos como Adán y Eva, hijos desobedientes que no amamos a nuestro padre: el Dios Bolívar; y por tanto este pecado original nos condena a vagar por el tiempo sumidos en la miseria, dominados por imperios y oligarquías asesinas y empobrecedoras. Pero el tiempo del sufrir acabará cuando llegue la salvación de manos de un mesías, el cual nos reconciliará con el Padre Dios Bolívar. Esta visión (relato) de la historia, posee un fuerte arraigo en las mayorías debido a su simplicidad y al uso (abuso) que hace de nuestro formación cultural cristiana.

Esta versión, es totalmente falsa, porque un día como hoy pero de 1829 Bolívar acepta la división de la Gran Colombia. El libertador se da cuenta que era un sueño imposible de hacerse realidad para su tiempo, que sólo fue una fusión circunstancial para ganar la guerra. La separación – debemos comprender - no fue una traición a Bolívar, fue un acto de sinceridad histórica asumida por este; y son sus palabras la mejor prueba que la historia oficial es una aberración de la realidad:

Ha llegado el caso en que Venezuela se pronuncie sin atender a consideración alguna más que al bien general. Si se adoptan medidas radicales para decir lo que verdaderamente Uds. Desean, las reformas serán perfectas y el espíritu público se cumplirá. (…) Como este congreso es admirable no hay peligro en pedir lo que se quiera y el sabrá cumplir con su deber decidiendo de los negocios con sabiduría y calma. Nunca se ha necesitado de tanta con en esta ocasión, pues se trata nada menos que de constituir de nuevo la sociedad o, por decirlo así, darle una existencia diferente. (Carta de Bolívar a Páez el 13 de septiembre de 1829).

En otras cartas anteriores, Bolívar señala que se lo había “meditado mucho” (la separación), por lo que es evidente que los venezolanos no se separaron sin la aprobación del libertador. De esta forma queda desechada la idea que una y otra vez repiten los “chamanes” de la historia oficial; y a ver cuándo los venezolanos desechamos de nuestra mentalidad colectiva esta absurda culpa.

Referencias:
CABALLERO, Manuel (1994). Ni Dios ni federación
PINO ITURRIETA, Elías (2001) País archipiélago

Blogalaxia Tags:

3 comentarios:

Max dijo...

La llamada historia oficial está minada de fábulas, simplezas, y soluciones ingenuas que nos enseñaron, no sólo en lo referente a Bólívar y la idolatría hacia él, sino en el resto de los eventos previos y posteriores, a los cuales un análisis profundo extraería más información y fundamentos sobre lo que estamos viviendo. En fin, el objetivo del estudio de la historia debería ser la comprensión de los hechos más allá de ellos en sí, y su repercusión sobre el futuro, que es nuestro pasado inmediato y nuestro presente. Las cosas, las situaciones, las relaciones entre individuos y las decisiones en nuestro pasado son más complejas que lo que nos hacen creer en esa historia simplista del mesías (Bolívar) y el pecado original (la traición). Por ejemplo, ¿el 19 de abril fue realmente un acto de independencia? ¿Fue una excusa para establecer autonomía? ¿Un acto de insubordinación ante la imposición de un gobierno ilegítimo, y por lo tanto un compromiso con el status previo?

profeballa dijo...

Exacto! andamos en las mismas Max, tratando de pensarnos seriamente nuestra historia más allá de la historia oficial, aunque esta es una tarea subversiva cuando la historia oficial se ha convertido una religión fuertemente fundamentalista (que ya es un redundante) con sus respectivos sacerdotes.


Dicen de la historia: "objetivo del estudio de la historia debería ser la comprensión de los hechos más allá de ellos en sí, y su repercusión sobre el futuro, que es nuestro pasado inmediato y nuestro presente." Pues esa es la definición dl oficio de historiador. Muy bien, estamos de acuerdo.

Sobre el 19 de abril la historiografía española sobre nuestra independencia lo ve como un "golpe de estado", sólo por darte un adelanto.

saludos, de verdad, excelente comentario

gracias por la visita

Antonio Ricaurte dijo...

Personalmente, siempre he creído en la idea de que lo de la Gran Colombia fue un error político-histórico. Analizando los hechos, era más rentable mantener la división político territorial existente pero tener una fuerza militar unificada para todos esos países. Algo así como la Unión Europea pero Unión Colombiana. De esa forma, seguramente todavía tendríamos una Unión Colombiana y los problemas militares (y militaristas) se hubieran reducido en todos los países que componían a la Gran Colombia.

Porque el problema estaba en la incapacidad de sostener un aparato político gubernamental de tamañas dimensiones, excesivamente cargado de deudas y presiones. Con una "unión de naciones", donde cada país tiene sus leyes, con una política de fronteras abiertas (un TLC latinoaméricano pero desde hace 200 años), una moneda estandar para todos (seguramente se llamaría peso, no bolívar, pero serviría mejor que cualquiera), pero eso si: un sistema militar sólido y consolidado para la defensa contra cualquier ataque español o no, incluso local.

Pero es que Bolívar falló en la puntería política. Porque debió promover el desarrollo del sistema político/gubernamental antes que el militar, y que este estuviera supeditado a los civiles, cosa que no ocurría en aquel entonces.

Pero en fin, eso sirve de ejemplo de que cada vez que se pretende gobernar con las armas, las siempre resultan en fracasos, muertos y atraso. Bolívar es el ejemplo de ello: murió sólo, arruinado y execrado.

Saludos,

AR

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...