domingo, noviembre 09, 2008

Efemérides: 70 aniversario de la "Noche de los cristales"

A setenta años de Kristallnacht

Estando próximos a cumplirse setenta años de la No­che de los Cristales Rotos (Kristallnacht), es tiem­po que hagamos algunas reflexiones.

Por siglos, nuestro pueblo se ha visto involucrado en aten­tados en su contra; nos hemos dado un sinfín de ra­zo­nes —tales como: “el judío es más inteligente, los ju­díos siempre tienen más plata, el judío es avaricioso, los ju­díos mataron a Cristo, los judíos tienen cachos y co­la”—, estamos acostumbrados a ver obras de arte en las cua­les muestran al judío como un viejo de cabello ralo, na­­riz larga, con los lentes en la punta y contando di­ne­ro. Las preguntas son: ¿somos diferentes, nuestra san­gre es diferente, físicamente somos diferentes, mere­ce­mos esta discriminación constante? ¿Cuáles serían las res­puestas? No somos diferentes; nuestra sangre es igual de roja que la del resto de la Humanidad; al igual que otras etnias, tenemos seres mas “guapos” y otros me­nos “guapos”; el mito de la raza aria no existe, pues so­bre todo en Europa Central habían judíos rubitos y be­llos que muy bien podían pasar por arios —de hecho, al­gunos héroes de la Resistencia lo hicieron para ayudar a nuestro pueblo—. Entonces, ¿cuál es la razón? ¿Qué de­bemos hacer? Una de las razones es que somos una mi­noría de la población mundial; entonces deberíamos asu­mir que por ser una minoría, ¿no debemos so­bre­sa­lir, no debemos superarnos, no debemos coexistir con otras etnias? La respuesta es muy obvia: debemos lu­char por superarnos, debemos coexistir con otros pue­blos, no debemos ocultarnos; muy por el contrario, de­be­mos asumir nuestra responsabilidad de mostrar, en­se­ñar que somos un pueblo de tradiciones e historia, igua­les a cualquier otro pueblo, que no olvidamos y que nos mantenemos unidos. Debemos divulgar los horrores de la Shoá, que empezó con la Noche de los Cristales Ro­tos aquel 9 de noviembre de 1938. Debemos decir, es cier­to, que han pasado setenta años, pero no se debe ol­vi­dar que esto puede volver a pasar, no sólo contra nues­tro pueblo, sino contra cualquier otra minoría. De­be­mos gritar una y otra vez “Nunca jamás” a una Noche de los Cristales Rotos. ¡Nunca jamás el Holocausto! ¡No de­bemos permitirnos jamás olvidar! Debemos conocer to­da la historia de lo vivido y demostrar feha­cien­te­men­te con conocimiento de causa ante los negadores que la No­che de los Cristales Rotos ocurrió, que decenas de nues­tros hermanos murieron esa noche, que el Ho­lo­caus­to sí existió, que millones de nuestros hermanos —una cuarta parte de nuestro pueblo— fueron asesi­na­dos.

No debemos ser ciegos a cualquier manifestación en con­tra de nuestro pueblo; por el contrario, debemos es­tar siempre atentos y una y otra vez divulgar este mag­ni­cidio. No debemos permitir jamás que un hecho de es­ta naturaleza se repita. Es responsabilidad de las gene­ra­ciones futuras asumir el reto de transmitir el mensaje de “No olvidar” que los sobrevivientes de esta barbarie nos dejan y nos han dejado.

Invitamos a la comunidad a acompañarnos en el acto re­cordatorio a efectuarse en la Unión Israelita de Ca­ra­cas (San Bernardino) el martes 11 de noviembre a las 7:30 pm, el que tendrá como orador de orden a Pinhas Bi­belnik, profesor de la Universidad Hebrea de Je­ru­sa­lén.

Prensa Comité Venezolano de Yad Vashem

4 comentarios:

Dantesol dijo...

"Si comprender es imposible, conocer es imprescindible, porque lo sucedido PUEDE VOLVER A SUCEDER" Primo Levi, superviviente judeo-italiano del Holocausto.
Muy bueno el recordatorio de la efeméride. Saludos amigo!

Alí Reyes H. dijo...

Porque la humanidad no entienda, no por ello debemos dejar de insistir en recordar, es más. Hay que hacerlo con más ahinco.

Ronny P dijo...

Simplemente es un hecho que no se debe dejar en el olvido a medida que pasan los anos, al contrario, se debe continuar conmemorando de tal manera que sea un dia de reflexion, de explicarles aquellos que niegan, o desconocen del tema, lo que en realidad sucedio, ya que fue un acontecimiento que dejo una huella en la historia de la humanidad, donde mataron a mas de 6 millones de judios en camaras de Gases, campos de concentracion y Campos de exterminio. Fue un evento de tal relevancia y es tan grande el sentimiento de culpabilidad de los mismos alemanes, que hasta ellos mismos conmemoran el dia del holocausto, y los propios campos de exterminio y concentracion siguen en pie como muestra de que lo sucedido no solo son palabras o fotos.
Por eso es importante no olvidar la noche de los cristales rotos, noche en la cual comenzo una larga pesadilla para lo judios que hasta hoy en dia, recordamos y seguiremos recordando con mucho dolor.
Sin mas nada que argumentar, JAMAS OLVIDAR!

Adrian Pereira Fernández dijo...

Hechos como el HaShoá mejor conocido como El Holocausto, es un suceso histórico que no debe ser olvidado por ningún pueblo del mundo independientemente de su etnia. Coincido con el autor en que esta tragedia empezó en los días 9 y 10 de Noviembre de 1938, fechas que datan la muerte de más de 90 judíos; y en las que más de 27.000 fueron arrestados o deportados a sus países de origen. Además casas de rezo judías (sinagogas) fueron destruidas, así como también hogares, comercios e incluso cementerios.
Sin embargo se debe tener mucho cuidado al recordar acontecimientos de este ámbito si no queremos que estos se repitan. Es decir, concuerdo cuando el autor menciona que el pueblo judío no puede permitirse olvidar, pero se debe tener muy en cuenta que el verdadero culpable de que estos eventos trágicos sucedieran, fueron chifladas ideas antisemitas y una ideología por una raza “pura”. No podemos permitir que ideas maniáticas, basadas en odio por una raza, religión o incluso clase social surjan en ninguna parte del mundo otra vez; porque no podemos consentir que el rencor por los autores que llevaron a cabo planes de este tipo cobre más víctimas humanas.
Actualmente en Venezuela el presidente Hugo Chávez Frías a lo largo de su ejercicio, se ha esforzado en promover resentimiento entre clases sociales. Incluso numerosas veces ha hecho énfasis en algunas etnias y religiones; razón por la cual me ha llevado a relacionar este artículo publicado con la situación actual que se vive en el país. En conclusión, es necesario recordar pero no solo eso, si no concientizar que este tipo de ideologías separatistas y radicales solo nos alejan de nuestros verdaderos problemas, como lo son el hambre, la pobreza extrema, la sostenibilidad de nuestro medio ambiente y el más importante y causal de que este tipo de corrientes de pensamiento discriminatorias proliferen; reducir los índices de analfabetismo y lograr una educación universal para que este tipo de hechos lamentables no ocurran ¡Nunca Jamás!.
Adrian Pereira Fernández

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...