miércoles, noviembre 10, 2010

Muere un comandante de Panzer venezolano (Segunda Guerra Mundial)


Dieter Pfeifer, nacido en Ciudad Bolívar y fallecido en Valencia
por: Clemente Balladares
En algunas reuniones a veces se cuela en la conversa el rumor sobre veteranos de guerra conocidos, nazis escondidos en Mérida y alguno que otro venezolano que participó en conflictos del pasado pero cercano siglo XX. A mediados de este año, pasó sin mucha publicidad la muerte del único compatriota que luchó durante toda la Segunda Guerra Mundial, comandando los temidos Panzers del Tercer Reich.
Su nombre era Dieter Pfeifer, nacido en Ciudad Bolívar, hijo de alemanes inmigrantes luego de la debacle de la Gran Guerra y su crisis económica. A orillas del Orinoco era más tremendo que los nacionales. Tanto, que su padre -obstinado de las imprudencias del muchacho- lo envía a un internado en su país de origen. A los 16 años ingresa voluntariamente al ejército y comienza como conductor de tanques. La guerra estalla, en 1939. con la invasión a Polonia en septiembre. Allí manejó su Panzer2, de tres tripulantes, hasta Varsovia.
Siempre decía que era el primero en la columna invasora. Eso le costó su primera herida de guerra: una bala que logró penetrar el delgado blindaje de esos primeros tanques y le rozó la pantorrilla. Por ello lo ascendieron a comandante de tanques: su uniforme, totalmente negro, adornado por calaveras y otros símbolos nazis en su kepí.
En la primavera de 1940 lo enviaron a Francia, siempre asignado a la 11ava División “Fantasma”, donde hundió con su Panzer3 uno de los botes ingleses en Dunkerque. De retorno en Alemania, partiría a luchar en África del Norte, pero los médicos indicaron que no era apto para el trópico. Él les replicaba: -¡Yo nací en Venezuela!-.
Al contrario, lo enviarían al año siguiente, precedido de un largo entrenamiento, a la Operación Barbarosa en la Unión Soviética, para el verano. Casi 4mil tanques penetraron fácilmente las largas llanuras rusas llenas de girasoles, como bien recordaba. El invierno los detuvo a las puertas de Moscú donde, al saltar de su tanque, se hundió en el metro y medio de nieve. Esto le granjeó las risas de sus compañeros y el apodo de Stepke (pequeño en alemán).
Sólo hasta esos puentes alcanzó la invasión de Hitler: la retirada fue el continuo de cuatro largos años. Grandes masas de rusos los atacaban y en similar medida aparecieron los famosos tanques soviéticos T34 que, a pesar de su fragilidad ante los panzers, si lograban acercarse a menos de 500 metros podían destruir hasta el modelo IV de los germánicos. El 28 de diciembr,e su División destruyó por completo el 24avo cuerpo de tanques soviético.
Nació en Ciudad Bolívar, comandante de blindados alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Murió en Valencia a los 87 años
“No sólo era el frío: hasta la comida escaseaba. En una villa robamos unas gallinas y las colocamos amarradas en la parte exterior, atrás del tanque. Al retirarnos y entrar al Panzer para calentarnos alguien nos lanzó una granada. No afectó en nada a nuestro blindado. Al rato, sintiéndonos mas seguros y con hambre, fuimos a rescatar a las aves. No quedaban sino plumas chamuscadas. Allí cayó la granada. Pasamos más hambre, pero nos reímos”
Entrada la primavera de 1942, la nieve se volvió barro y solo hasta el verano el pantano comenzó a secarse. También llegaron algunos suministros y nuevos tanques del modelo IV que, a pesar de ser más lentos, usaban un cañón de 75mm.
“Ya había destruido unos cuantos T34s, cuando una tarde me emboscaron cinco de esos blindados soviéticos. Cerré la escotilla y le indiqué al conductor que diera marcha atrás a unos matorrales. El hombre estaba muy nervioso y me incliné de mi posición superior para darle un cigarro y relajarlo. Inmediatamente sentí la explosión sobre mi espalda. Me quedé sordo y aturdido. Luego sentí ese calor intenso que ardía en mi espalda, con más de diez humeantes pedazos de metal incrustados en mi piel. Tampoco recuerdo cómo me sacaron, pero el artillero estaba partido a la mitad”.

Pfeifer, en su residencia venezolana
Estas y muchas otras anécdotas me narró en los escasos cuatro años que lo conocí en su casa, junto a su bien cuidado vivero de Valencia. Únicamente hablaba sin que uno tomara notas o usara grabadora. Este pequeño venezolano participó en la batalla más grande de tanques, la famosa Kursk, en la localidad ucraniana de Tomarovka en julio de 1943. Regresó como pudo hasta la derrotada Alemania en la primavera de 1945 y un asistente de Patton a quien se rindieron logró orientarlo para que regresara a Venezuela, ya que no era un criminal de guerra sino otro valiente soldado. En su país natal, se casó con otra venezolana-alemana que conoció al final del conflicto, con quien tuvo cuatro hijos. Siempre decía no creer que el hombre aprendía la lección sobre la guerra como la peor forma de resolver diferencias.

17 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

¡Me desayuno!

Profeballa dijo...

¡Buen provecho amigo!.

Carlos A. Rodríguez B. dijo...

Saludos Sr. Clemente;

Me considero un aficionado acérrimo de la historia, en especial la que concierne a la segunda guerra mundial, tanto que he visitado modestia aparte muchos escenarios famosos de aquella contienda (Bastogne y Las Ardenas, Normandia, Berchtesgaden, Berlín, Kiel, Varsovia y Auschwitz en Cracovia, Austria, Hendaya y otros). Tengo una modesta colección de recuerdos traidos desde esos lugares, ahora mismo me encuentro haciendo un blog para narrar mis experiencias. Me llama mucho la atención la historia del Sr. Dieter, lástima que no pude conocerle, he conocido a varios veteranos de guerra de la WWII, todos americanos, y hubiese sido un lujazo haber conocido al Sr. Pfeiffer; en una oportunidad conocí a la nieta de un afamado comandante de submarinos durante la primera guerra mundial (llamado Max Valentiner) y me regalo un valiosisimo libro escrito por el propio Max, lamentablemente lo presté y ya sabe usted lo que pasa cuando uno comete ese tipo de errores. Me gustaria compartir experiencias con usted acerca de las entrevistas hechas al Sr. Dieter, no tengo ningún intéres comercial, tengo mi propia colección de fotos (bunkers, tanques, lugares, etc) que superan las 3000, todas hechas por mi en lugares historicos. Tengo un inmenso deseo de escribir algún dia al respecto, pero será cuando me pensionen porque realmente no me queda tiempo por mi trabajo. Pronto me iré a Europa por una temporada, quizas por un par de años, quiero especializarme y dedicarme profesionalmente a escribir; me gustaria saber si pudiera ponerme en contacto con Usted, gracias

Daniel Athalido dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
glaucomoralesv dijo...

Saludos, no complete de leer el articulo, debido a que ley que su uniforme era negro y con distintivos de calaberas. Bueno eso describe al uniforme utilizado por las SS, o lo es igual a la policia secreta nazi y no al ejercito los que utilizaron un uniforme muy diferente a este. Es importante investigar a profundidad antes de publicar un articulo, cual sea y el tema que sea.

Profeballa dijo...

Saludos. Gracias por su visita y comentario. Si, claro, "es importante investigar a profundidad antes de publicar un articulo" (tal como dice) al igual que cuando se escribe porque no es "ley" como usted escribió sino "LEÍ". Me costó un rato entenderle. Le faltaron unas cuantas tildes, pero me imagino que es un problema de teclado, no creo que una persona tan culta como usted no sepa escribir correctamente.
Le señalo que acá no hay error, averigüe bien. Este artículo es producto de una investigación exhaustiva de parte de un experto en la materia con varios textos publicados, como es el caso del autor.
Saludos.

Profeballa dijo...

Señor Glaucomorales: consulté al autor y me señaló que este uniforme era el común que usaban los tanquistas en la Alemania del Tercer Reich, está apoyado en más de 40 textos y documentación gráfica. Vea la otra parte del artículo y podrá ver las fotos.
Recomendación: antes de opinar debe informarse.

Profeballa dijo...

Sobre la nota del anónimo. Le recuerdo que acá no se tolera el lenguaje ofensivo.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
moises dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
el nazi dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
el nazi dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
J. Fernando Capriles H. dijo...

Felicitaciones por el artículo.

No tenía conocimiento sobre este personaje, sabía sobre Meyer Baldó que formó parte del escuadrón aéreo del famosísimo Barón Rojo.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hola que tal, gracias por el reportaje me intereza muchisimo toda la historia de la segunda guerra mundial pero la contada por los europeos no los de USA, soy de merida y efectivamente creo que en merida existiron varios nazis escondidos casualmente conoci 3 personas mayores entre el 2007 y 2009 y estoy seguro que ellos eran nazis. incluso hay una familia que tiene un negocio muy conocido en merida llamado "babaria" y sehuramente ellos fueron nazis o sus padres al menos

irokoin dijo...

Hola, también tengo un blog donde publico sobre la historia de la Segunda Guerra Mundial, tal vez le guste.

http://quenosocultan.wordpress.com/

Diego Ledezma dijo...

Excelente articulo... que dolor me causa saber que este personaje ya fallecio y que nunca tendre la oportunidad de conocerlo y escuchar se su propia voz tantas historias que debio haber tenido para compartir... muchas gracias por permitirme conocer de este venezolano... saludos... Diego Ledezma, Maracay...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...