lunes, noviembre 22, 2010

Dieter Pfeifer: venezolano comandante de Panzer en la Segunda Guerra (IV)

Descifrando lo que no se quiere contar (IV)
Autor: Clemente Balladares
Dieter Pfeifer (28feb1923-1julio2010)
Nació en Ciudad Bolívar, comandante de tanques alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, murió en Valencia a los 87 años.

La retirada no era una estampida, los alemanes escasos de suministros, lograron mantener algunas posiciones, sin embargo el retorno hacia el oeste era notable. Grandes masas de rusos los atacaban y en similar medida aparecieron los famosos tanques soviéticos T34 (ver primera imagen tomada de internet) que a pesar de su fragilidad ante los panzers, si lograban acercarse a menos de 500 metros podían destruir hasta el modelo IV de los germánicos. El 28 de diciembre su 11ava División llamada “Fantasma” (anterior entrega se puede ver una foto de un panzer esta división) destruyó por completo el 24avo cuerpo de tanques soviético.


- No solo era el frío, hasta la comida escaseaba. En una villa robamos unas gallinas y las colocamos amarradas en la parte exterior atrás del tanque. Al retirarnos y entrar al Panzer para calentarnos alguien nos lanzo una granada, la misma no afecto en nada a nuestro blindado, al rato sintiéndonos mas seguros y con hambre fuimos a rescatar a las aves…no quedaban sino plumas chamuscadas, allí cayó la granada. Pasamos mas hambre pero nos reímos…
Entrada la primavera de 1942, la nieve se volvió barro y solo hasta el verano el pantano comenzó a secarse. También llegaron algunos suministros y nuevos tanques del modelo IV que a pesar de ser más lentos usaban un cañón de 75mm (ver segunda imagen tomada de internet).

- Ya había destruido unos cuantos T34s, cuando una tarde me emboscaron cinco de esos blindados soviéticos. Cerré la escotilla y le indique al conductor que diera marcha atrás a unos matorrales, el hombre estaba muy nervioso y me incline de mi posición superior para darle un cigarro a manera de relajarlo. Inmediatamente sentí la explosión sobre mi espalda, me quede sordo y aturdido. Luego sentí ese calor intenso que ardía en mi espalda con más de diez humeantes pedazos de metal incrustados en mi piel. Tampoco recuerdo como me sacaron, pero el artillero estaba partido a la mitad como la lavandera de mi infancia comida por el caimán y otro de mis tripulantes estaba tan herido como yo. Había sangre por todo el interior del Panzer. Nunca había visto tan cerca la muerte.

- El 20 de abril estaba en un hospital lejos del frente, acostado boca abajo al lado de otro comandante de tanques a quien le había pasado lo mismo que a mí.
- Esa noche era la celebración del cumpleaños del Führer. Los doctores y enfermeras salieron a celebrar dejando para nosotros una botella de champaña pero en su premura todas las luces de la sala quedaron encendidas. Mi compañero tenía una pistola Luger y luego de tomarnos la botella, el disparo contra las luces para un merecido sueño.
Al sanar sus heridas le fue otorgada la Cruz de Hierro y la Medalla del Frente Oriental. En alusión a los fríos inviernos rusos a esta última condecoración la llamaban “orden de la carne congelada” (en la foto que se publicó en la entrada número 2 se puede ver Pfeiffer con la Cruz de Hierro).

Transcurrió otro año logrando destruir más blindados enemigos, la superioridad del Panzer IV les permitía disparar a más de 1500 metros y dejar fuera de combate a los T34. Hasta llegó a usar su cañón para destruir un lento avión con el cual un desafiante General soviético los sobrevolaba frecuentemente.

- Apuntamos nuestro tanque en la ruta de ascenso de la aeronave y disparamos. Sí cuando le dábamos de lleno a un T34 este generalmente saltaba la torreta y se incendiaba lentamente, con el avión solo pedacitos quedaron ¡Celebramos con vodka!

Ese invierno no fue tan malo para los combatientes alemanes, ya que se estaban habituando al invierno ruso. Luego entró la primavera de 1943 y cerca del verano de 1943, con el más rápido y poderoso Panther recorría las llanuras ucranianas. En julio de ese año participó en la batalla de tanques más grande de toda la historia: Kursk.
En esas planicies chocaron 1400 tanques alemanes contra 3800 soviéticos. A pesar de la supremacía técnica germánica, el combate se hizo casi a quemarropa saliendo los rusos con ventaja. El comandante de la división de Pfeifer llamado Karl Sivers logró destruir varios T34s en Tomarovka, pero su mayor merito fue sacar con vida y casi intacto a todo su grupo. Dieter cuenta que para salir apresuradamente y combatir durante día y noche los médicos les inyectaban algo que no les dejaba dormir. Esta táctica de supervivencia unida a la prudencia de Sievers fue aprendida por el venezolano. Al contrario, las divisiones mas fanatizadas del Reich se creían invencibles y aunque lograban mayores victorias se exponían a la muerte más fácilmente.
- A la mayoría de esos indoctrinados de las SS y otras unidades politizadas al extremo los vi morir por decenas.

3 comentarios:

Daniel Terán-Solano (Dantesol) dijo...

Muy bueno todo, pero lo único en que dudo en coincidir es la opinión del testigo y su entrevistador sobre los tanques rusos (el T-34) y el alemán (el PzKpfw IV) al presentar a los primeros como "frágiles" frente a los segundos. La historia demuestra que estos aparatos resultaron técnicamente superiores a los vehiculos alemanes en casi todo aspecto: blindaje, armamento, movilidad y sobre todo cantidad. Por tal motivo los alemanes se vieron sorprendidos y debieron pensar en un blindado más poderoso que hiciera frente al soviético: el Panzer V, "Panther", el cual físicamente se parece mucho a un T-34 pero con un cañon más largo. Más adelante crearían también el famoso "Tiger" (el Panzerzkw VI) ¡Un abrazo Don Carlos!

Profeballa dijo...

Sí, don Daniel pienso igual, pero cómo rebatir a un testigo de excepción. Sus razones tendrá. Quizás lo vivió de esa forma.

Angel Martin Marquez leon dijo...

Yo estoy a favor del comentario de Dieter Pfeifer, ya que los rusos perdieron 27.millones de de sus ciudadanos y eso se debio a que el armamento rusos era inferior. y la unica razon por la cual los rusos avanzaron fue debido a que los norte americanos por el estrecho de bering le suministraban material de guerra para que pudieran combatir a los alemanes. a la larga fue la logistica que se impuso a la tecnologia. osea los alemanes se quedaron sin suministros logisticos de todo tipo: armamentos, municiones, comidas, combustibles y los rusos aunque con armamento de menor calidad disponian de todos esos enseres o material de guerra. Lo demas es propaganda de hecho la causa principal de que los alemanes perdieran la guerra fue esa se quedaron sin suministros. Venezuela fue fundamental para que los nazis perdieran la guerra. ¿y como es eso? el petroleo que los alemanes no tenian a su disposicion a los aliados le sobraban...petroleo venezolano !que tal!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...