sábado, octubre 27, 2007

Corregir, corregir, corregir...

Dicen los colegas que la peor actividad que realiza un profe es corregir; y de verdad que si lo es, porque me tiene sin escribir posts en mi blog. Otra cosa que se dice del corregir, que es lo más embrutecedor: llega un momento en que no se sabe lo que es correcto o incorrecto. He realizado algunas actividades de aprendizaje básico para mis alumnos más pequeños (14 años), en especial con mapas y "pastillas" históricas; y a pesar que repasé con ellos, y "machaqué" el tema, nada, han salido mal. Uno de los problemas es que no leen la pregunta, y el otro es que realmente no están interesados en la materia, por más que hago de actor de teatro, con payaserías, "pelis", etc etc. He llegado a la conclusión (con la cual están de acuerdo muchos otros profes) que a nivel de educación básica, el profe más que un maestro lo que hace es distraer a los chamos mientras sus padres trabajan. En pocas palabras: el colegio es una gran guardería. Si esto es así... ¿para qué damos tantas horas de clases, no sería mejor dedicar más tiempo al juego y otras actividades más productivas para el chamo, que tenerlo encerrado en cuatro paredes soportando a un viejo hablar?. Si yo fuera ministro de educación...

4 comentarios:

Andres F. Guevara B. (Tupi) dijo...

Yo también me he preguntado eso miles de veces. ¿Cuál es el sentido de estar en el colegio? Ahora, que llevo un tiempo de graduado empiezo a darme cuenta de lo valioso que fueron esos momentos y esa presencia en el aula.

Lamentablemente, lo que nos rodea no es precisamente lo más motivador para enfocar nuestras mentes en el estudio.

Cuanto más iletrado, más lejos llegas. Esa es la regla venezolana. Cuanto más phd poseas, cuantos m´s idiomas hables, más posibilidades tienes de ser un frustrado. Eso lo perciben los jóvenes, al igual que nosotros y si a eso le agregas la debacle moral que vive el país, pues los resultados no pueden ser sino desalentadores.

Por eso,la clave no sea "enseñar". Enseñar es mostrar y esa no es la idea, como dice la película argentina Lugares Comunes (2004). En los alumnos hay que desarrollar el dolor de la lucidez. Poner una especie de semilla que germinará en algún momento, no necesariamente en el presente.

No soy profesor, nunca lo he sido. Así que ese espacio de "lucidez" que hay que abonar es un reto que también tengo que descubrir en algún momento de mi vida.

Saludos.

Profeballa dijo...

Gracias por tu comentario: la verdad es que no hablé de "enseñar" sino de estimular el aprendizaje, pero en verdad me pienso con seriedad (aunque sea casi imposible el aplicarlo) una educación con menos horas en aulas y más ahoras de socialización, juegos, y tiempo para dedicarse a clubes con sus intereses particulares de conocimiento. 7 horas de clases continua es absurdo!.
saludos

Anónimo dijo...

Nunca he entendido pq a los chamos los ponen tanto tiempo en un salón d clases, ellos se aburren y es demasiado pesado.

profeballa dijo...

Gracias por el comentarios, vamos a dedicarle un tiempo a pensar en esto y hacer propuestas; ¿quién sabe? aunque lo dudo por ahora.

saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...