sábado, octubre 13, 2007

Manuel Caballero: ¿el abstencionismo no será complicidad con el régimen?

Resumen semanal de los artículos de prensa de los historiadores venezolanos

La semana antepasada no pude hacer el resumen semanal, ni la pasada tampoco. Hoy les doy un super resumen. La opinión de los historiadores sigue en gran parte dedicada al proyecto de nueva Constitución (o “reforma”), y no es para menos; el asunto, como no dejamos de repetir, es trascendental (nos cambia la vida radicalmente a los venezolanos).

De la última semana de octubre me gustó mucho el artículo del amigo historiador Tomás Straka que se refiere a como la entrada de Germán Carrera Damas a la Academia Nacional de la Historia representa el triunfo final – entre la mayoría de los historiadores - de las ideas sostenidas por este historiador fundamental de Venezuela. Señala Straka:

Es el triunfo de la más grande revolución historiográfica venezolana ocurrida hasta ahora. De aquella que ha permitido pensarnos de una forma más veraz y depurada. Es la conquista del viejo castillo de la historia tradicional. Ahora, que el bolivarianismo ha vuelto a la palestra con fuerza inusitada, falta llevar esa conquista al resto de la sociedad. Don Germán, a sus más de setenta añlos, parece dispuesto a hacerlo. Y nada indica que no vaya a volver a triunfar.

El sábado 29 de septiembre apareció una noticia sobre un foro en la UCV en la que participaron profesores y abogados llamado: “Mitos de la refoma constitucional”, en el mismo participó me admirada profesora de pregrado: Graciela Soriano, la cual dijo que:

La reforma sataniza la democracia representativa, la propiedad privada y sobre todo el imperio, de cuyo pago por petróleo paradójicamente viven el régime y la revolución en marcha. (…) En realidad, es la versión actualizada, con los dólares de PDVSA, de un genuino y no se sabe si viable totalitarismo.

La primera semana de octubre algunos historiadores (Agustín Blanco Muñoz y Manuel Caballero) se han dedicado al dilema de la oposicion: “votar o no votar” en las elecciones de la “reforma constitucional”; otros han temas relativamente diferentes al político como (Luis Brito García y Simón Alberto Consalvi) el primero sobre la literatura y el segundo sobre los políticos fumadores (burlarse es lo único que queda cuando el poder es casi total), y Elías Pino Iturrieta nos informa de una investigación sobre la demagogia, en el que se ha incorporado como caso de estudio al actual Presidente de Venezuela. Este último bautizó su último libro Nada sino un hombre (¡felicitaciones profe!)

Rescato las siguientes frases de los historiadores; de Manuel Caballero:

No nos cansaremos de repetirlo: así como Chávez no está interesado en "reformar" la actual constitución ni ninguna otra, que su único interés es abolirlas todas, tampoco está interesado en ganar esta o aquella elección, sino suprimir el voto como arma de combate entre Gobierno y oposición. El interés de Chávez es hacerle perder a los electores la confianza en el voto. En insertarle la idea de que "Gobierno no pierde elecciones".
Lo mismo pensaban Gómez y Pérez Jiménez, pero en el caso de Chávez la diferencia es su voluntad de que esa creencia en la inutilidad del voto no provenga sólo de la exposición de motivos de su mal llamada "reforma", sino que los electores consientan en cometer suicidio. Con la prédica abstencionista, ¿no estamos hablando su mismo lenguaje, no estamos volviéndonos sus involuntarios cómplices?.

9 comentarios:

Antonio Ricaurte dijo...

La prédica abstencionista "pura" así como el llamado al voto constituyen, simultáneamente, un crimen. Y aquí es donde el gobierno de Chavez ha sido brillante, no se le puede negar.

Por qué?

Si se llama a la abstención "pura", sin más ni más, estaríamos permitiendo que se convalide un crimen. Se sabe (no es algo que me estoy inventando) que Chavez gana la elección y hasta "con cuanto", porque hasta allá llega el descaro. Y es así porque la gente que se abstendría, seguramente la veríamos en el Sambil, CCCT, de shopping, de cine, paseando, de playa, de rumba o de sancocho. Este es el país de los sabrosones y ese día lo demostraríamos con creces.

Si se llama a votar estaríamos convalidando un crimen. Ya me imagino colas y colas para votar, por el no, para que al final (como el RRP y el 3D) nos salga una Tibisay Lucena a las 5:45 diciendo que ganó el SI y 15 minutos después aparece Petkoff diciendo que él sabía que eso era una lucha perdida pero que había que ir a votar.

Que sabias las palabras de Patricia Poleo cuando recuerda los días antes de su exilio en donde tuvo oportunidad de discutir con Alfonso Marquina. Ella ahora está en el exilio por llamar a la abstención, a no convalidar a Chavez, mientras que Marquina sigue ahí, hoy todavía, llamando a votar... sin nadie que lo amenace, le reprima, le subyugue.

Ir a votar como abstenerse, son dos salidas suicidas: por un lado le sellas el salvoconducto al holocausto a Chavez, por el otro firmamos nuestro certificado de imbecilidad.

Y es ahí donde se hace apremiante una abstención "consciente". No se trata de irse de rumba, a la playa o sentarse a ver Directv el día del Referendum. Se trata de NO votar pero estar en la calle al menos unas semanas antes, protestando. Se trata de que el día "R" la gente salga de sus casas a protestar, de forma pacífica pero contundente, de que no quiere el referendum sin darle el voto y mostrándose DISCONFORME.

Pero sé que lograr la abstención consciente a estas alturas es simplemente imposible. Así que nos conformaremos con una abstención simple, seguramente los vecinos monten una parrilla y haya quién brinde las birras con algún bono que le ha dado el gobierno para que vaya a votar por el si.

Y el año que viene experiemntaremos el comunismo peor que los Cubanos. Todavía falta para tocar fondo pero estamos llegando.

AR

profeballa dijo...

Un saludo gracias por leerme siempre. Si se da l oque dices sería excelente para la oposición, pero como parece que no se va a dar y la abstención NO DESLEGITIMA A CHÁVEZ, entonces Manuel Caballero tiene razón. En conclusión para la oposición: mejor es ir a votar que quedarse en su casa sin hacer nada.

saludos

Antonio Ricaurte dijo...

Ir a votar pudiera ser peor que no ir a votar: en ese escenario, estaríamos legitimando a Chavez, lo que dificultaría (o imposibilitaría) alguna otra salida.

No votar puede ser tomado como comodidad, pero como efecto, podría ser el primer paso de la deslegitimación del gobierno. De hecho, una reforma votada por 20% de la gente y ganada con el 60 (o 70)% de esos votos, es una reforma nula. Y si la aprueba "a lo macho", quedaría muy mal parado a nivel global: dentro y fuera de venezuela. Si el aprueba su reforma sin votos, estaría firmando su certificado de déspota, algo que ha cuidado mucho en no hacer.

Así que ir a votar sólo le hace el juego a Chavez. No ir a votar, en el peor escenario, nos permitirá una lucha.

Y entre convalidar un crimen o pasar por pendejo, prefiero siempre lo último. Por lo que no pienso votar y haré lo posible por llamar a la abstención activa. Aunque le cuento que hasta el momento, nadie de mi entorno tiene la menor intención de ir a votar.

Saludos,

AR

profeballa dijo...

Es que el punto es que no lo deslegitimas no iendo a votar, ya creo que hay suficientes pruebas de ellos en todas las anteriores elecciones (¿es ilegítimo esta Asamblea electa con el 15% del electorado? Para el mundo entero no, y en Venezuela tampoco porque legisla y ahí están las leyes vivitas y aplicándose).

En mi entorno muchos van a vota, pero no iego que en el país son muy pocos los que lo piensan hacer.

Antonio Ricaurte dijo...

"Es que el punto es que no lo deslegitimas no yendo a votar,"

Esa discusión la tuve hoy con mi esposa (muy acalorada discusión, por cierto). El asunto con la abstención es que plantea el comienzo de un cambio de forma no-violenta, lo que significa que es lento, difícil y hasta doloroso, como lo es toda lucha no-violenta.

Imagina este escenario: 4D abstención; un año después, 3D abstención. Para este momento, nadie daría centavo por el gobierno de Hugo y estaría haciendo (o deshaciendo) para tratar de hacer que la gente le legitime su nueva constitución.

Pero ahora, tenemos que comenzar de cero. Hay poco tiempo, no hay líderes, los políticos opositores se han mostrado mayoritariamente "acomodados" con el proceso, y la población está comenzando a ser acorralada cual ganado a punto de ser marcado, finalmente, con el hierro ardiente del comunismo.

Abstenerse al menos es dar un paso al frente, de muchos pasos por venir. Votar es agachar la cabeza y esperar que el corte de la guillotina sea suficientemente rápido como para no sentir dolor. Y te puedo prometer que igual sentiremos un inmenso, inconmesurable y terrible dolor.

Abstenerse activa, conscientemente es nuestra mejor salida. Abstenerse por comodidad, en masa, igual nos permitiría una puerta, una salida. Votar es aceptar a Chavez por presidente vitalicio, aceptar su dictadura y aceptar sus atrocidades.

Estás dispuesto vivir sabiendo que tu voto fue parte de lo que permitirá cometer cualquier cantidad de crímenes y atrocidades? Piénsalo...

Por cierto, excelente el artículo sobre tus amigos. No te creas, todos tenemos amigos y todos los que están dentro del chavismo son una suerte de chavistas "por comodidad". Es insólito, pero más "chavistas" son los que están fuera del gobierno que los que están dentro. Y de los que están adentro, casi todos están de acuerdo que el sistema está podrido, inservible pero aun así creen en su ídolo.

Y el error de todo chavista es aceptarse "idólatra". Quizás por eso es tan importante alimentar el "chavismo sin Chavez" ese que ahora se rebautiza "revolucionario", como Miguel Salazar, el padre Palmar o Ismael García. Ellos son parte de una oposición dentro del gobierno que está entendiendo que lo que se denunciaba, desde este lado de la acera, era correcto. Pero no pueden dar su brazo a torcer y siguen empeñados en sentirse revolucionarios: aceptar el error es aceptar que todo el chavismo está equivocado, es aceptar que el socialismo sólo fue una ilusión, una mentira, y eso es algo que no pueden soportar. Prefieren seguir convalidando el crimen antes que asumir el error.

Y es que este país sufre, por sobre cualquier cosa que pudiera sufrir, el mal de la irresponsabilidad.

En fin, cosas mías hoy que ando medio arrecho y alebrestado por la discusión con mi esposa.

Saludos y un abrazo,

AR

profeballa dijo...

Estimado AR:
1) lo más importante es su esposa, no pelear con ella debe ser la meta, mejor alejarse y discutirlo luego con más calma y si se mantienen las diferencias, mejor no hablarlo más y aceptar la diferencia.
2) REspeto tu posición, la has pensado, se escucha con cierta coherencia si y solo si ES ABSTENCIÓN ACTIVA Y CONCIENTE.
3) Mi amigo chavista no creo que haga mucho contra el gobierno porque al final LO IMPORTANTE ES COBRAR.

un gran saludo
de un amigo

Antonio Ricaurte dijo...

3) Mi amigo chavista no creo que haga mucho contra el gobierno porque al final LO IMPORTANTE ES COBRAR.

Si lo importante es cobrar, entonces que apriete esos pantalones porque real, NO HAY.

Como muestra de que se acabaron los reales, algo que parecía imposible en términos de Límite matemático al infinito: llegamos al infinito de la pelazón. Y no es broma: PDVSA tiene más deudas que lo que produce, el gobierno se tiró un impuesto al débito bancario (algo que se hace sólo cuando los países están en ROJO ROJITO pero en la contabilidad) y ya negoció el Golfo de Venezuela.

Plata puede que quede para un rato más, plata ficticia. Y no dudo que el gobierno intente hacer la misma locura del Reich de fabricar papel moneda sin sustento...

El dinero se está acabando y la primera muestra palpable es que se acabaron los bonos. Y el próximo paso, febrero próximo, es que vendrá una reducción de sueldos y salarios en la administración pública. Algo totalmente ilegal aparte de que les va a demostrar que es socialismo de verdad:

La repartición igualitaria de la Miseria.

No te creas, al final pude convencer a mi esposa de por qué la abstención es la mejor de las vías: es una vía que permite extender la carretera de la confrontación no-violenta. Puede no gustarnos la comodidad del venezolano, puede parecernos tonto, pero no votar y establecernos, proponernos seriamente la abstención como forma de protesta, sería hacernos de una herramienta fundamental a largo plazo.

Cuando uno va a votar está participando de la democracia. Significa que al gobierno le interesa tu opinión! En la suma de opiniones es que se logra un cambio. Y cuando pones la firma en el libro de votación estás certificando que, salga sapo, salga ranas, tu estarás de acuerdo con el resultado electoral.

Pero te puedo asegurar, si quieres busca a 10 personas de tu entorno y les doy una charla, de que el sistema electoral está total y absolutamente viciado. Si votas, estarías certificando que el resultado, amañado y previamente conocido, te es válido. Estarías legalizando, votes por quién votes, votes si o no, que el resultado te satisface. Por eso es que era tan importante las auditorías: estas serían el único mecanismo de protesta efectiva contra un fraude.

Mi esposa recordó que en su infancia ella solía acompañar a sus padres a votar. Y siempre había un "hippie" que votaba nulo. Ese voto nulo era una forma de protesta que se nos quitó sin que a nadie le importara un pito. En el sistema actual, votar nulo se considera un "error del sistema", pero ningún ciudadano puede votar nulo a propósito.

El voto nulo es como cuando firmas un recibo y endosas: sin conformidad. Es una protesta no-violenta. Pero el gobierno se encargó de suprimir todas las posibilidades tradicionales de protesta obligándonos a agachar la cabeza y recular, o por otro lado a embestir: y él ya tiene las "bayonetas caladas" esperando que embistamos.

Y ahí es donde el concepto del Nini se hace claro y evidente: ellos son los que mejor han actuado, más coherentemente desde hace 20 años. Sabían que la elección de CAP estaba trampeada y que ganaría yendo a votar o no, sabían que Chavez ganaría el RRP, el 4D, el 3D y el que viene. Lo saben, como lo sabemos nosotros pero no se prestan para la trampa. Simplemente decidieron que la política no es peo de ellos y allá aquellos que se quieran joder. Mientras tanto, se van a la playa, de rumba, de paseo, de sancocho. Al fin de cuentas, al día siguiente todo seguirá igual.

Pero queda el asunto del justificativo chavista por excelencia: el que se abstiene no está mostrando desacuerdo con el gobierno y por el contrario hasta podría estar a favor. Y la respuesta es clara, tajante e irreverente: el que esté de acuerdo con esa reforma, que la vote. Así de simple. El que no vota simplemente no le interesa el resultado, no le interesa la reforma. Y el que no vota no avala el crimen que nos quieren hacer certificar.

Y sé que pudiera ser tonto, pero de nuevo: la abstención es la forma de protesta que nos permitiría escalar! Ahora sería una protesta hasta nula (dirán algunos), pero cuando en enero se lancen la reconversión y en febrero se les acabe la plata, la gente habrá dicho "yo no aprobé esa vaina" y tendrán razón, tendrán moral para poder actuar. Hay que ser lo más coherente posible y lamentablemente, ponérsela "papita" al ciudadano de a pie. Posteriormente, en la medida que vaya escalando el conflicto, se lo vamos endureciendo. Pero no pretendamos que el nini tradicional, el chavista clásico acomodado, salga a protestar a la calle cuando no existe un panorama global ni conocido de una oposición clara. Existe si, un TEROBO (Petkoff, Rosales, Borges) que nos manipuló he hizo convalidar el 3D. Y lo admitieron en su mayor descaro (se les agradece al menos esa).

"Volver a caer ya no es culpa de los políticos que te engañan sino tuya" - Monica. Si votamos, hacemos un sepukko monumental atroz. Estaríamos no sólo bajándonos los pantalones, estaríamos aceptando que nos gusta la vaina. Si no votamos, aunque se haga por comodidad, estaríamos permitiendo que personas como tu, como mi esposa, como yo, tengamos la posibilidad de escalar el conflicto. No lavarían, pero prestarían la batea.

Un saludo fraternal.

AR

Andres F. Guevara B. (Tupi) dijo...

Gracias por el enlace a Venezuelan Compass y su sección de "sociales" que cobró vida con el bautizo de don Elías.

Ahora bien, te comento que voy a iniciar mis propios resúmenes de la semana, pero no de historia sino de política exterior (Salgueiro, Toro Hardy, Julio César Pineda, etc). Creo que sería un buen complemento a tu labor semanal.

Un abrazo,

Tupi

Profeballa dijo...

ME parece excelente Tupi!!! me terminé de leer tu relato me gustó mucho, gran cuentista eres!

saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...