miércoles, octubre 12, 2011

El historiador venezolano Angel Rafael Lombardi Boscán nos habla sobre el 12 de octubre de 1492

DR. ANGEL RAFAEL LOMBARDI BOSCÁN

DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS HISTORICOS DE LUZ

EL 12 DE OCTUBRE COMO CONQUISTA

Las personas recordamos solo aquello que nos interesa recordar, y si este recuerdo en forma de memoria colectiva queda en manos de los “forjadores de la nación”, pues el resultado es un recuerdo social siempre conveniente e identificado con los grupos de poder dominantes o de quienes hayan prevalecido. La historia deviene en mito y fantasía, una autentica ficción. Esto ocurre aquí en Venezuela y en la “Conchinchina”. Así que nada de asombros. La titánica tarea de los historiadores es procurar ubicar lo sustancial por encima de lo accesorio y estar alertas cuando la propia ideología o las ajenas permean el cuerpo del conocimiento más allá del prudente equilibrio o la militancia consciente aunque sin fanatismos.

Cada 12 de Octubre se reabre la polémica en torno a una fecha controversial cuyos significados forman parte de un tenaz combate político/ideológico que no permite valorar en justicia lo que ahí sucedió. Particularmente son presas de la confusión nuestras maestras y profesores, y por ende, los estudiantes. Hoy no sabemos si celebrar a Colón o condenarlo como genocida.

Si bien es cierto que 1492 representó la mundialización de la Historia y con ello se abrieron nuevas rutas marítimas a un comercio globalizado a una escala nunca antes vista, no se debe soslayar el hecho primario que los europeos asaltaron y saquearon las nuevas tierras junto a sus habitantes. 1492 fue en un estricto sentido una conquista político/militar, una empresa guerrera en pos de esclavos, oro, piedras preciosas, tierras y bienes de la más diversa índole. Encuentro ecuménico, como tal, nunca lo hubo. Colon y sus tres endebles carabelas sólo representó una primera avanzada de reconocimiento. Develado el misterio del Mar Tenebroso sin el inefable abismo con sus monstruos, en el segundo viaje ya van 1200 hombres y 17 embarcaciones cuyo propósito no era otro que enriquecerse.

El asalto sobre la etnia arawak en el Caribe insular fue brutal e inmisericorde. La resistencia de estos indios fue valerosa aunque inútil dada la superioridad en tecnología militar por parte del europeo. Hoy sabemos, por algunos testimonios como el de Las Casas, que junto a la violencia física también la hubo sexual. La violación sobre las indias inermes fue un hecho recurrente y repudiable. A su vez, y para completar este cuadro de horror, la traída de microbios terminó por diezmar a millones.

No comparto el derrumbe de las estatuas de Colón porque éste merece ser homenajeado por parte de sus partidarios, aunque estos en su gran mayoría ignoren las funestas acciones en que devino la empresa exploradora comandada por el genovés, aunque si queremos ser justos y situar el estudio de ese proceso desde la óptica de las víctimas, no creo que se deba celebrar nada.


1 comentario:

rdolfo gonzalez dijo...

Me gusto mucho este articulo, ya que comparto la misma opinión sobre la brutal guerra que llevaron a cabo los españoles sobre el continente americano, el solo ver como el pueblo indígena sin ningún grado de conocimiento o experiencias sobre guerras fue asesinado, ultrajado y violado por extraer requisas y esclavitud, no me provoca celebrar nada si no mas bien conscientisar a la sociedad de lo importante que es conocer a fondo nuestra historia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...