jueves, octubre 13, 2005

El 12 de octubre: nacimiento de una nueva civilización

No podemos comprender nuestro ser histórico e identitario sin lo que se inició el 12 de octubre de 1492. Fue el comienzo del proceso de encuentro (violento o no, pero encuentro al fin) entre tres culturas. Al principio fue el choque entre europeos españoles y portugueses con el indígena, luego vendrá el africano; pero todo se inicia en ese momento. Su recuerdo es no olvidar lo que nos constituye como civilización.

Soy del pensar que el día de la raza, tal como lo llamamos en Venezuela desde 1921, es un nombre que ha sido asumido en la mente y el sentimiento de cada venezolano (o por lo menos una mayoría). No lo considero un nombre eurocentrista porque los nacionales relacionan la palabra “raza”, en este caso, como “mestizaje”. Es un día de unión, de mezcla, de nacimiento de lo nuevo. Asumir el significado de este día exclusivamente como “resistencia indígena” es ver sólo una parte de la historia. Es ver una parte de la totalidad; y yo diría que es negar la parte que une, porque no es el indio y el africano el que permitió (violentamente en muchas ocasiones es verdad) la fusión de los tres pueblos dándoles un lenguaje común: el castellano (y en el caso de Brasil el portugués), y una base de la cultura común como es la religión católica.

A continuación mi respuesta a la pregunta de la BBC “¿Qué es Iberoamérica?” en torno a la Cumbre de Iberoamérica celebrada en Salamanca.

Iberoamérica es una civilización hija de Occidente (pero no es Occidente), que tienen como patrimonio común la lengua, el mestizaje y la religión Católica (porque hasta cuando somos ateos somos católicos). Somos iberoamericanos porque España y Portugal fueron los que unieron el resto de las culturas que se mezclaron en nuestro territorio, por ello somos ibéricos y americanos. Ir a España en mi caso es ir al origen de todo lo que forma mi identidad. Al encontrarme con un iberoamericano me encuentro con un hermano de edad muy cercana, y al encontrarme con un español trato con un hermano mayor, más viejo, pero siempre hermano. Ser iberoamericano es un sentimiento, una cultura, nuestra peculiaridad en la diversidad mundial. El mundo no sería igual sin nuestro aporte. Estoy orgulloso de ser iberoamericano a pesar de las tragedias de nuestro continente, y a pesar de ellas seguimos siendo el territorio de la esperanza.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...