lunes, diciembre 13, 2010

La dictadura se sigue afianzando: ahora le toca a internet y a la autonomía universitaria. Crónicas politológicas (XXXV).


Pero no sólo es eso, sino también vienen un conjunto de leyes que el poder legislativo ilegítimo intenta aprobar a la carrera en tiempo extraordinario, y en navidades para que la gente no le caiga tan mal; e incluso una Ley Habilitante para Chávez con el fin de deshabilitar al nuevo Congreso. Siempre hacen lo mismo, aprobar las cosas a oscuras, en la noche, en vacaciones, en los tiempos que las personas están más cansadas o distraídas. Aunque la verdad es que nunca podemos justificar el hecho de distraernos en la vigilancia que siempre debemos tener de nuestras libertades, como si por estar en vacaciones nos dejáramos robar lo más preciado.

La estrategia es la de siempre también en lo relativo a la redacción de los textos legales. Se destruyen los principios constitucionales por medio de las leyes orgánicas con el apoyo del Poder Judicial, que ahora por cierto está reforzado en lo que se refiere a obediencia al líder máximo con la reciente designación de magistrados provenientes de las filas duras del chavismo. El otro aspecto de la ley es su imprecisión para permitir una alta discrecionalidad del que lo aplica. Es así como la reforma de la Ley Resorte sanciona en todos los medios, incluyendo internet, aspectos como:

En pocas palabras: el funcionario público podrá cerrar nuestro blog en cualquier momento si le da la gana, cualquier razón es válida, porque cualquier cosa puede ser considerado ofensa, generador de zozobra, entre otros. Ya no podremos decirle dictador al dictador, ni dictadura a la dictadura.
El otro aspecto preocupante es la reforma de la Ley de Universidades. Una vez dije que la única forma de aplicarnos a los universitarios esa ley inconstitucional de educación es por medio de los tanques, pues ese día parece más cercano que nunca. En ese momento mostraremos el grado de convicción en nuestros principios. A pesar de esta realidad esperamos que esto no ocurra, que el dictador se de cuenta de su capacidad

Al final el principio autoritario se cumple en la democracia de fachada que padecemos, debido a que se anula la voluntad popular expresada en las últimas elecciones.
Profeballa
Razón y sentido de las crónicas politológicas leer acá.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...